Páginas

21 diciembre 2011

Esencia de bergamota


La bergamota es un cítrico, un cruce entre lima y naranja, que, aunque no nos pueda parecer muy común, está presente en muchas de las cosas que utilizamos, por ejemplo en los perfumes y colonias, en forma de esencia.

Y es precisamente de la esencia de bergamota de lo que quiero escribir hoy porque, aunque quizás este blog no os parezca apropiado para ello, no dejará lo que escriba de ser una forma de opinar.

Mis recuerdos de la esencia de bergamota se remontan a estas fechas porque, cuando yo era pequeña, se hacía el turrón en casa y mi madre siempre me mandaba a mí a la farmacia a comprarla porque se la ponía al turrón.

Aunque ya hace muchos años que ella no hace ese turrón, el olor y las imágenes de esos días es una de esas cosas que jamás borraré de mi mente. Recuerdo que la esencia se le ponía al turrón que aquí llamamos coloquialmente "negro" y que, en general, se conoce por guirlache. El ritual era el mismo cada año, a mí me daba mi madre por la mañana un montón de almendras (luego supe que eran de la variedad marcona) y un pequeño martillo y yo me encargaba de romper la cáscara con él, poniendo cada almendra en una tabla de madera, y sacar las almendras procurando no romper muchas.

Luego, cuando terminaba, me mandaba a la farmacia con un frasquito pequeño de cristal y pedía que me lo llenaran de esencia de bergamota y, ya por la tarde, se tostaba un poquito la almendra, se hacía caramelo y se mezclaba todo con miel y un poquito de esencia y después se ponía la mezcla en unas cajitas de madera forradas con un papel para que se enfriara allí.

A pesar de que me encanta la cocina, como apenas me gusta el turrón nunca sentí la necesidad de hacer esa receta cuando mi madre dejó de hacerlo y, aunque hace años llegué incluso a guardar dos cajitas de madera que me regalaron de Antena 3 que, precisamente, contenían turrón y me hubieran venido geniales como molde, sé que jamás llegaré a hacerlo tan bueno o, si lo hago, jamás será como la receta de mi madre.

Y jamás lo será porque ella ya no la recuerda, ni esa receta ni demasiadas cosas porque tiene demencia senil, tiene esa enfermedad tan injusta, pariente cercana del Alzheimer que mató a mi padre, que le hace sufrir y hacer sufrir mucho, le hace confundirme con mi madrina, acusarme de que le robo la ropa interior y te hace, también, sentir hacia ella una ternura infinita y que se haya convertido en la niña de nuestra casa, en algo así como la hermanita pequeña de mis hijos y en mi propia hija.

Así que, por si el olor o el sabor le trae los recuerdos, voy a intentar conseguir la esencia de bergamota y haré el turrón para ella, aunque lloraré mientras lo haga, pensando en lo injusta que es la vida y en que, al igual que mi padre con el Alzheimer, ¿qué ha hecho ella para merecer esto?.

13 COMENTARIOS:

TORO SALVAJE dijo...

Lo siento mucho.
De corazón te lo digo María.
Tiene que ser muy duro para todos.

Hoy un abrazo gigante.

iglesiasoviedo dijo...

Te comprendo perfectamente. Desgraciadamente lo estoy pasando en la persona de mi hermano menor, ya esta en la fase que no conoce a nadie, es como un cuerpo extraño por la casa, todos pendientes de el y el pendiente de nada, una sombra que te mira fríamente con esa mirada perdida y muerta. Ahora lo quiero mas que nunca, quizás para ver si me perdona no haberlo querido mas.
Un beso.

José Navarro Leandro dijo...

Hola María, nadie se merece eso, pero el punto contrapuesto del sufrimiento por la enfermedad de un ser querido es precisamente poder seguir disfrutando de la presencia de esa persona que tanto quieres.

E..P.. dijo...

Hola Maria.
Los buenos recuerdos nunca se olvidan como nunca se olvida a un ser querido.
Siento lo de tu padre y la enfermedad de tu madre. Tiene que ser muy duro.

Por otro lado pasaba para desearte y desear a todos unas Felices Fiestas Navideñas en compañía de la familia os deseo lo mejor y que no falte el amor.
Un abrazo Maria.

ion-laos dijo...

Disfruta de ella y haz ese turrón con alegría y no con pena, porque seguro que se sentirá feliz al oler y comer ese turrón hecho con amor.

Vive todos los momentos junto a ella con intensidad y no con amargura.

Muchos besos.

Candela dijo...

Siento mucho que estés triste en estas fechas María, aunque la vida sigue y hay que sacar fuerzas de flaqueza por tí y por los tuyos.

Intenta disfrutar del turrón y de la Navidad. Y piensa que la cuidas tú, como ella te cuidó a tí, dando lo mejor de sí misma.

Un beso muy fuerte y ¡Feliz Navidad!

Mos dijo...

Pues yo digo como ion-laos: Haz ese turrón y compra la esencia que seguro que despierta algo en su cerebro y vuelve a tener sensaciones gratas y placenteras. Ah, y tú no llores que ya sabemos que la navidad nos vuelve más sensibles porque recordamos y echamos en falta a los que ya no están.
Paisana, maría, nada de lloros. Saca ese genio y ríete de todo. Qué rico ese turrón casero, nena. Qué arte en tu casa y qué saber hacer.
Alegra la cara, guapa. Hay que afrontar las realidades que tenemos y ser fuertes en las adversidades.
No importa, ya no importa, que tu mamá te confunda. lo importante es el amor que has recibido de ella y el que tu le devuelves cada día.

Un abrazo de Mos desde mi orilla para las dos.

Rosa de los Santos dijo...

Felices fiestas y muy prospero año nuevo !

Karu dijo...

que tengas una muy linda Navidad y un excelente 2012. Besos!!!

Rafa Hernández dijo...

Lo siento mucho María, y aunque sé que es muy fácil dar ánimos es muy difícil superarlo para el afectado. Te deseo de corazón que sea lo más llevadero posible y que pases dentro del tremendo disgusto unas fiestas lo más agradable posibles. Un beso.

Rosana Martí dijo...

Mi linda María yo que tú me animaba hacer esa receta del turrón que tantos bellos y entrañables momentos ahora recuerdas con cariño. Sabes hasta me gustaría probar ese delicioso turrón yo soy muy golosa y la verdad que tiene una pinta. Eres una gran persona a la que quiero mucho.

Un beso y abrazo que anime tu corazón.

Karu dijo...

te entiendo, te mando un fuerte abrazo!aún así, felices fiestas.. intenta disfrutar linda

chus dijo...

Maria te digo de corazon animo, fuerza, es facil decirlo, pero tu sabes que yo se lo que digo y ni yo ni mi madre tenemos alzheimer, pero si te digo que un hermano de mi madre, soltero, que fallecio el año pasado con 94 años y demencia senil, fui a santander a verlo y es increible, no te conoce, no recuerda y mil cosas te diria, pero veras que curioso, mi hermana estuvo años con el en su bar-restaurante, lo ayudaba, sus medicamentos....... DIJO EL MEDICO, SU FIN ES EN HORAS y a nadie hizo caso espero que llegara ella le dio un beso y espiro. ELLA NO LO OLVIDARA. Te digo esto porque tu madre tandre tendra un minuto de lucided para reconocerte, quierela mucho, como si fuera tu niña, y veras, lo se, es triste, mi hija tiene mucha grrrrrrr de pensar que esta tramitando su boda, poniendo bonita su nueva casa, y yo no puedo hacer nada. Eso es duro. muakkkkkkkkkk