Páginas

20 diciembre 2010

¿Hay vida despues de la muerte?

Pasamos por la vida por muchas experiencias amargas, pero la peor de todas es ver como alguien muy querido se nos va, mientras más cercano sea el parentesco, mayor es el sentimiento de pérdida y de vacío.

No sé si en esas ocasiones tan dolorosas que todos hemos vivido alguna vez nos hemos preguntado esto: ¿Hay vida después de la muerte?” o: “¿Volveré a ver alguna vez a esta persona a quien tanto he querido?”

Con esto que expongo quiero abrir el debate para poder reflexionar sobre este asunto que vivimos todos tan de cerca, pero del que nos cuesta tanto hablar.

Cuando hablo de debate, no hablo de frases hechas como “Bah, si a los 100 años todos calvos”.

Lo primero que debemos entender es qué es la muerte, aunque quizás lo más fácil sería considerar qué es la vida. Vida en realidad es existencia, eso lo sabemos todos.

Podemos ver, podemos oír, podemos movernos, podemos sentir el calor y el frío. Podemos estar alegres o tristes. Sí, con vida podemos experimentar toda la gama de emociones y sentimientos humanos.

Pues bien, la muerte es exactamente lo contrario de la vida. Uno no puede ver, oír, hablar ni moverse. No puede sentir calor ni frío, ni estar alegre o triste. Es un estado de inconsciencia, de inexistencia.

Claro que alguien podría preguntarse: si eso es así ¿qué pasa con el alma?.

Si analizáramos la palabra hebrea para alma (“néphesh,”) notaríamos que no se refiere a algo que esté separado o se pueda separar del cuerpo. Sino todo lo contrario la idea de esa palabra Hebrea denota que se refiere a la criatura misma. Fijaros lo que dice el relato del Génesis, con relación a la creación de Adán:

(Génesis. 2:7)”Y Jehová Dios procedió a formar al hombre del polvo del suelo y a soplar en sus narices el aliento de vida, y el hombre vino a ser alma viviente”.

Néphesh,” esta palabra que estoy analizando, literalmente significa “un respirador.” Y,, si os habéis dado cuenta, no dice el relato de Génesis que tenga “un alma” Más bien dice que llegó a ser “un alma viviente” por eso si el alma, es decir la vida, deja de respirar muere, es decir, el alma muere.

¿Pero cómo puedo decir que el alma muere si siempre nos han enseñado que el alma es inmortal?. Fijémonos en lo que dice otro pasaje de la Biblia. (Ezequiel. 18:4) “¡Miren! Todas las almas... a mí me pertenecen. Como el alma del padre, así igualmente el alma del hijo... a mí me pertenecen. El alma que peca... ella misma morirá.”

Entiendo que para muchas personas todo esto que estoy comentando sea difícil de creer, el resultado ha sido que se han desarrollado una cantidad de creencias y costumbres que no están en armonía con los hechos acerca de la muerte.
Entonces todo eso que nos han hablado de la ultratumba y demás enseñanzas ¿son falsas?

Retrocedamos al origen de la vida desde un punto de vista creativo y no evolutivo. Para la primera pareja humana. Adán y Eva ellos vivían en un ambiente idílico en el que podían disfrutar de vida humana perfecta.

Pero ese derecho de continuar viviendo dependía de que obedecieran. La desobediencia era lo contrario de la vida, es decir, la muerte.

Pero algún tiempo después se oyó otra voz (la serpiente) que afirmó: “Positivamente no morirán.” Aquello era una mentira como luego más tarde se demostró, todos más o menos conocemos el relato. Eva comió del fruto y luego también se lo dio a Adán y por lo tanto todos sus descendientes incluidos nosotros heredamos, por decirlo así, esa maldición, es como si aquellos primeros padres nos hubieran trasmitido un gen maligno.

Como resultado, fueron expulsados de su hogar paradisíaco y todos sus hijos nacieron bajo la maldición de la muerte.

Son muchas las tradiciones religiosas a este respecto. Cuando se nos muere alguien muy cercano se nos suele decir que esa persona esta viva en el mundo de los espíritus, que ha sido un ser maravilloso y que ahora esta en los cielos como un ángel.

Algunas religiones enseñan, ya menos todo hay que decirlo afortunadamente, que hay un lugar que está entre el cielo y el infierno: el purgatorio. Los sacerdotes u otros líderes espirituales piden que la gente pague por misas, oraciones y otras formas de intercesión para garantizar que los difuntos con el tiempo lleguen al cielo o a nirvana.

Si recordáis la segunda pregunta que planteé al principio tenia que ver con la posibilidad de volver a ver a nuestros seres queridos.

Algunos para ello hacen oraciones o rezos, otros ponen velas u ofrecen incienso a los muertos ¿se puede esperar que los muertos sean restaurados a la vida aquí en la Tierra, tal como Jesús lo demostró cuando fue hombre? Y digo bien en la tierra y no en ningún otro sitio. Yo sé que este es un tema conflictivo, pero sólo me remitiré a lo que dice la Biblia. (Juan 5:28, 29)” No se maravillen de esto, porque viene la hora en que todos los que están en las tumbas conmemorativas oirán su voz y saldrán, los que hicieron cosas buenas a una resurrección de vida, los que practicaron cosas viles a una resurrección de juicio.” O, como dice el Salmo 37:29, “Los justos mismos poseerán la tierra, y residirán para siempre sobre ella”.

¿Qué quiero decir con todo lo expuesto? Sencillamente que Dios crea de nuevo a la misma persona, con la misma personalidad. Él sacará un cuerpo nuevo de los elementos del suelo, y en ese cuerpo implantará las mismas características, las mismas cualidades distintivas, la misma memoria, el mismo patrón de vida desarrollados por la persona hasta el tiempo de su muerte. ¿Es realmente posible tal cosa? ¿Me estaré volviendo loco?, sé que a Galileo lo condenaron por mucho menos de lo que yo he mencionado, pero reflexionar por un momento.

Si todo esto fuera posible sólo nos queda plantearnos una última pregunta ¿Te gustaría estar allí presente para dar la bienvenida de regreso a aquellas personas que estuvieron en estrecha relación con nosotros, como nuestros amigos y familiares?

6 COMENTARIOS:

María dijo...

Sí que me gustaría estar ahí ¿cómo no?, simplemente por mi padre porque nunca, por muchos años que pasen, me acostumbraré a su ausencia ni la aceptaré. Así que sí quiero estar allí cuando Dios lo recree, con independencia de que adoptara otro cuerpo, otra voz, lo que fuera, sé que le reconocería entre millones.

Y me temo que sí, que como tú bien apuntas, tienes suerte de haber nacido en el XX en lugar del XVII, pues la "Santa Inquisición" se hubiera puesto las botas contigo (y no sólo con este escrito).

Me gusta tu conocimiento de la Biblia y me asombra como manejas los datos.

Besos

Alejandro dijo...

Yo no sé lo que pasa, aunque me gustaría.

Me sigues asombrando, Amigo,por tu forma de documentarte.

Un abrazo

Algodevos dijo...

Es un misterio, y da mucha intriga saberlo.
Besitos!

José dijo...

Como no tengo dinero…Ni ganas de casi na
Te regalo este versito
Para que esta Navidad
Tú hogar sea tú cielo
Y tú la estrella...Que brille más.
Besitos.
***
Este día que ya empieza
Os felicito y os deseo paz
Este precioso y lindo día
El Señor con vosotros estará
****
Lo más lindo es que cada año
Celebramos con fervor
El nacimiento de Jesús
Desde la fe y el amor

No te desanimes con los obstáculos
Mira hacia delante y triunfarás
Porque eres una buena mujer
Y Jesús te ayudara
****
Cuando estés triste nunca te olvides
De este amigo que te apoyará
En las buenas y en las malas
Y nunca te dejará.
****
Qué lindo cuando una persona
Siempre está junto a Dios
No te olvides de él Maria
Y siempre serás mejor.
****
Siente junto a ti mi apoyo
Vamos unidos hasta el final
Que Dios bendiga os guarde
Y colme vuestros hogares
De Paz...Amor…Y su Luz angelical
****
José

Ricardo Miñana dijo...

Cuando llegan estas fechas tan entrañables, con mis mejores deseos de paz y felicidad para ti y tus familiares deseo pases una

¡¡FELIZ NAVIDAD!!

Un abrazo.

Ricardo Miñana dijo...

Que la ilusión y la esperanza sigan llamando a la puerta en el nuevo año que llega,
y que se cumplan tus deseos.

¡¡¡Feliz año 2011!!!