Páginas

26 junio 2011

Hola Papá


Hola papá, hoy hace cinco años que te fuiste, cinco años desde aquel día en que, entre Dios y tú, le ganasteis la partida al "Alemán", al Sr. Alzheimer.

Yo ese día estaba muy contenta ¿recuerdas?, ya no ibas a estar más con nosotros pero tampoco te iba a manipular ni a degradar más ese invitado, forzoso e indeseable, en el que se había convertido el dichoso "alemán", el que te quitaba hasta la facultad de conocer a tus seres queridos, se te fueron olvidando casi todos, por lo menos a ratos, excepto yo, a mí no me olvidaste pero me cambiaste el rol que yo jugaba en tu vida, ya no era tu hija, pasé a ser tu madre, pero a mí me daba igual, te mimé como si fueras otro hijo y te di todos los caprichos que querías.

Hay tres cosas que me recuerdan mucho a ti, los relojes, porque te compré un montón cuando te dio por encapricharte de ellos, y las natillas y el arroz con leche, porque te dio por decir que mamá ya no cocinaba bien y te los hacía yo porque te gustaban mucho.

Esta semana ha sido dura, el viernes fue tu santo y hoy el aniversario de cuando te fuiste, pero sigo contenta de que te fueras o, al menos, trato de que lo parezca y de que nadie me vea llorar por lo mucho que te necesito y lo mucho que te echo de menos. Tú sabes que hablamos todas las noches, porque sigo teniendo tu foto en la mesilla, esa en la que te pareces tanto a Gary Cooper pero tú más guapo, que para eso eres mi padre.

Al principio de irte era más fácil ¿sabes?, con la alegría de que dejaras de sufrir suplía tu falta, incluso hubo unas risas en tu velatorio cuando tu hermana Victoria, la irreverente de la familia, dijo que a su difunto marido le gustaba hacer el amor más que a Dios las misas y, acto seguido, se persignó.

Hubo gente allí que no entendió las risas, como tampoco el que yo no llevara luto por ti, sólo vestí de negro para el funeral y fue por una cuestión de protocolo más que nada, hasta una conocida tuvo la desfachatez de decirme días después que por la forma en como iba vestida y maquillada parecía como si no se me hubiera muerto nadie, pero yo me reí en su cara, me reí por ti y por mí.

¿Te acuerdas cuando me decías "si cuando yo me muera te pones de luto soy capaz de levantarme de la tumba y aparecerme?", pues ojalá me lo hubiera puesto y pudieras venir a verme, porque hoy te necesito, mamá tampoco está bien, también ella me ha cambiado el rol que juego en su vida y, a ratos, no puedo soportarlo, así que ayúdame tú ¿vale papá?, haz eso también por mí, haz como si me hubiera puesto esas ropas de luto que tú no querías y, si puedes, ven a verme, a consolarme.

Hasta luego papá.

7 COMENTARIOS:

Rosana Martí dijo...

Muy lindo y emotivo recuerdo María, ahora está bien en un lugar de luz.

Besitos desde mi alma para los dos.^_^

mariarosa dijo...

María: me has puesto la carne de gallina y los ojos vidriosos. He vivido con mis padres escenas muy parecidas, también los he cuidado hasta el último momento y hoy que ninguno de los dos está, sólo me queda la paz de haber cumplido con ellos, como ellos lo hicieron conmigo.
¡¡Fuerza!!

Vaya un abrazo y un beso cruzando el oceano y llegué a tu corazón.

mariarosa

Mos dijo...

Te mando un abrazo muy sincero y te animo en estos momentos de recuerdo y añoranzas.
Paisana, por desgracia sé lo que es perder a tus padres y lo que los necesitamos a lo largo de la vida. Yo tenía un vínculo muy fuerte con mi madre y la perdí con catorce años. Muchas veces me imagino qué hubiera sido de todos si hubiera estado aún entre nosotros. Se ha perdido a sus nietas, mis hijas, y todo el cariño que yo le hubiera dado y el que ella nos hubiera transmitido.
Hay que hacerse a la idea de que nuestros mayores dejarán este mundo tarde o temprano pero, están a nuestro lado y nos ven desde el otro lado. Nos protegen y son felices si nos ven bien.
Tu padre, como mi madre, están al tanto de lo que nos hacen falta. Por eso, nunca se van del todo.
Un abrazo de Mos desde mi orilla.

Concha Signes dijo...

Muy emocionante María, yo a pesar de los años sigo diciendo que ojala, les pudiera ver y abrazar a los dos y como tú también les pido cosas, creo que eso no es malo para nada.
He tenido la experiencia también, de la madre de mi esposo con alzheimer y los últimos tres días, también pediamos lo que tu, así que leyendote, pienso que no andaba tan desacertada con los pensamientos que tenía, quería que dejara de sufrir, eran muchos años ya sin conocernos para nada y el deterioro cada día peor, muy duro, así que entiendo perfectamente tus sentimientos.
Por lo que dices del luto, eso se lleva en el corazón, piensa que mientras hablan de tí las personas mal intencionadas, no hablan de otro.
Un fuerte abrazo para tí y para tu madre, ánimo hay que seguir adelante como se pueda y mientras les recordemos, siempre estarán ahí.

midala dijo...

Mucho ánimo María...agarrate a los momentos buenos vividos.. piensa en positivo lo que fué tu padre para tí. Y aprovecha el tiempo con tu madre, al final...es lo que nos queda..los buenos recuerdos y los malos olvidarlos.Mil besos

Migue dijo...

Te comprendo María, la enfermedad del nombre alemán,tomó a mi padre seis meses antes de su partida. A mí me confundía con su hermano, por lo menos todo quedaba en familia. Cada uno vive el duelo a su manera,hoy sería el séptimo aniversario del mío.Soy de los que pienso que los que amamos y partieron, siguen de alguna manera con nosotros aunque no podamos verlos.

Cuanto algo me hace muy feliz, o una dificultad grande me aqueja, a la nochecita en soledad le digo en mis pensamientos ¿Te gusta papá? o, teniendo que resolver algo ¿Qué harías tú? también están para consolarnos. Es cuestión de creer y sentirse acompañado,al menos yo lo logro a mi manera.
Un beso,amiga.(Cuídate,no te exijas tanto)

* Inés * dijo...

Bueno María, he vuelto ya por fin a casa, prometo comentarte éste y todos los escritos uno por uno.
E intentaré poner el marcha de nuevo el mío, porque vengo de un relajado increíble.
Un abrazo a tí y a Manasés,estaré pendiente de venir aquí y pienso de darle más aire a éste es una decisión es muy acertada.
Me gusta el ambiente de este blog y el fondo verde me encanta.
Lo dicho, estoy ya mismo e ir comentando desde Setapé hacia arriba.
Bssts.