Páginas

01 enero 2012

El día de los propósitos

El año pasado, tal día como hoy, publicaba lo siguiente en el otro blog:

"Hoy es 1 de enero, el día de los propósitos, ese que mucha gente empieza a dejarse algún vicio (léase tabaco), a hacer un nuevo régimen para adelgazar (aunque estos se suelen empezar el día 7), es el día de "mañana me apunto al gimnasio, saco la bici, y etc., etc.", el día de "voy a ser buena" y cosas similares.


Yo nunca he sido muy amiga de hacerme propósitos de Año Nuevo, más que nada porque no suelo ser capaz de cumplirlos, pero este año me he hecho uno y, como muchas veces soy el espíritu de la contradicción, me he propuesto justo lo contrario de lo que suele ser habitual: "voy a ser mala", ¿qué digo mala?, no, voy a ser malísima y d
esde hoy voy a empezar a aplicar a mi vida la Ley del Talión, el "ojo por ojo y diente por diente", ¿que me quieren y se portan bien conmigo?, pues yo más, que a mí a cariñosa no me gana nadie. ¿Que me fastidian, injurian, critican o me tratan injustamente?, pues no es que vaya a hacer lo mismo, porque para eso hay que "servir" pero, eso sí, le cantaré las "cuarenta" a quien haga falta y dónde haga falta, sin sentir pena alguna por desenmascararle donde sea y, una vez puesto en su sitio, lo borraré de mi vida.

Voy también a limpiar la agenda, quitaré a los que quizás nunca debieron estar y haré una copia de seguridad para no perder jamás a los que, a lo largo de este año que ha sido muy difícil para mí por motivos de salud, siempre han estado ahí, animándome cuando me iba a hundir, tratando de quitarle importancia a lo que me pasaba e, incluso, en el caso de mis amigos de toda la vida, "amenazándome" (para obligarme a salir) con mandarme una patrulla de la Guardia Civil a casa a llevarme custodiada a una cena o a una comida.


Otras amistades han sido nuevas pero me han demostrado quererme como si lo fueran de toda la vida, me han dado tanto que dudo que, por muchos años que viva, sea capaz de agradecérselo debidamente. Siempre tendrán un lugar de honor en mi agenda y en mi corazón."

Ahora, justo un año después, hago balance y veo la cantidad de cosas positivas que me ha traído ser malisima y me digo a mí misma eso de ¿dónde hay que firmar para seguir siéndolo? o, mejor todavía, para ser aún más mala.

La agenda la limpié y me ha ido divinamente, los de siempre siguen estando ahí y me siguen amenazando con mandarme la patrulla para sacarme de casa porque, desgraciadamente, la salud no se puede cambiar con propósitos y yo sigo estando chunga.

Y, este año, aparte de hacer otra limpieza de agenda (bastante pequeña por la criba que hice el año pasado) me he quitado de encima mi penúltimo móvil y lo he condenado a un cajón, porque me tenía hasta las mismísimas narices la pantalla táctil y las quinientas funciones absurdas que jamás usaré, aparte de que parecía que estaba vivo o, lo que es peor, endemoniado y hacía cosas sin mandárselo yo; así que lo he mandado a tomar por saco y he estrenado uno rosa monísimo que me va que ni pintado con la barra de labios y el pintauñas que llevo hoy. Hala, porque yo lo valgo.

5 COMENTARIOS:

El Drac dijo...

Hola, yo sin embargo no soy de borrar ni agregar a nadie; creo que todos se cruzan (y me cruzo) por nuestro camino por alguna razón que no alcanzamos a calcular: también como tú me hago bolas con esos celulares que lo tienen todo; yo empecé con un sony ericsson 315 (son muy buenos) y lo he ido subiendo al 702 que tengo ahora que es igualito, con la única diferencia que tiene mejor resolución para los vídeos y fotos. Me regalaron un Blackberry que a su vez se lo regalé a mi hijo; porque lo que deseo es un aparato que me simplifique la vida no que me la complique (¿me estaré haciendo viejo?).

En fin, puestas de manifiesto nuestras semejanzas te deseo un MUY feliz año nuevo, que todo sea éxitos y alegrías.

Un gran abrazo

Candela dijo...

Pes me parece pero que muy bien, María. Con un par..

Tu dí eso de "si no te gusto agarra una silla, sientate y espera que a mi me importe". Tu eres la que debes estar contenta contigo misma, cada día, cuando te mires al espejo.

Y eso que te ahorras en farmacia.

Un besazo.

Gala dijo...

A mi no me gustan los pronósticos, nunca los cumplo.. así que prefiero improvisar sin más.. tal cual me vienen las cosas voy haciendo...

Me he reido mucho con el movil con vida propia!! jajajaja, que buena eres!!
Me parece una buena idea eso del movil rosa, a juego con las uñas y los labios.. porque tú lo vales,... desde luego que si!
y que nadie te diga lo contrario.. me entere yo eh???

besitos mediterráneos.

Elsa dijo...

Eres asombrosa,María. Tu cuota de humor, que nunca te falte, este año ni los siguientes. Y ni qué decir de tu carácter.Ahora,me has contado que tu única matrícula de honor la has obtenido en Matemática!!
Mi última entrada la cierro así:“Tres facultades hay en el hombre: la razón que esclarece y domina; el coraje o ánimo que actúa y los sentidos que obedecen”. Yo cambiaría la palabra "hombre" y pondría "MUJER", porque tú tienes coraje, razón y sentido.
Un abrazo.

* Inés * dijo...

¿ Sabes María? eso de borrar gente que nunca contacta conmigo, que posiblemente cambiaron de teléfono y que no supe más de ella...se quedaron en el olvido cuando ya tenía esa sensación de que algo pasaba.
Y los borré, uno tras otro de todos los sitios posibles, sabiendo que jamás me volverían a reclamar.
Me da lo mismo, me quedo con poca gente pero entrañable, buena, aguda,cariñosa,ingeniosa y amiga.
Y me enorgullezco mucho de mis contactos con mayúscula entre los que estás tú, bonita.
Ya sabes que te quiero mucho, que estoy contigo y que me encanta ser tu amiga en la distancia.
Un beso a tu alma.