Páginas

28 enero 2012

Valientes a posteriori

Que España está llena de valientes a posteriori, de anti-franquistas después de (de morir Franco, digo) es un hecho y, aunque creo que nunca podré escribir de la época franquista con total conocimiento de causa, porque cuando Franco falleció yo era una niña y recuerdo de ese día que me alegré mucho porque no hubo clase, así como las sesiones interminables de gente presentando sus respetos con la tele en blanco y negro.

Pero de aquella época sí que recuerdo una historia, es la historia de B., marido de una prima de mi madre, que era lo que antes se llamaba un intelectual de izquierdas, absolutamente convencido de las bondades del socialismo aunque, por su edad, no vivió la guerra civil puesto que, como mis padres, tenía 6 años cuando empezó.

A B. le pillaron a finales de los 60 (durante un registro en su despacho por una denuncia) propaganda de izquierdas y fue juzgado y condenado a pasar unos cuantos años en prisión por “amenazar al régimen o similares”. No sé cuantos años pasó, pero debieron ser unos cuantos porque yo recuerdo que mi tía iba cada día a la cárcel, que entonces estaba en el centro de la ciudad, a llevarle la comida y recuerdo, también, la alegría de la familia el día que, supuestamente, iba a salir.

Dicen quienes tienen la edad suficiente en mi familia que entonces las cosas funcionaban de “aquella manera” y que, de incluso de haber matado a alguien, quizás no hubiera ido a la cárcel o hubiera estado poco tiempo por las buenas relaciones que su suegro, mi tío-abuelo, tenía en los sectores apropiados pero, en aquel entonces, lo suyo fue tocar lo intocable y por mucho que fuera coleguilla de copas y de toros con ciertas autoridades aquello no tenía arreglo.

Pero, volviendo al día en que, supuestamente, iba a salir de la cárcel, y tratando de hilvanar mis recuerdos al respecto, parece ser que se hizo una especie de revisión de condena y podía haber salido un año antes de cumplirla en su totalidad si él hubiera estado dispuesto a decir que lo suyo era un error y que ya no se sentía de izquierdas. El “problema” fue que él dijo que seguía pensando lo mismo y no salió ese día sino que cumplió un año más.

Luego, con el tiempo y con la legalización del partido político, dejó de militar él solito, en realidad dejó de ser de izquierdas porque empezó en los 80 a ver cosas que para él, que sufrió en sus carnes y con años de privación de libertad, eran inconcebibles. El franquismo le quitó unos años de libertad pero la actitud de esa izquierda que él amaba tanto le quitó algo más importante, le quitó sus ideales y eso, según él, jamás sería capaz de perdonarlo.

B. fue un valiente y fue consecuente con sus ideas cuando procedía, cuando serlo te podía salir caro, y lo desencantaron los valientes a posteriori, los que salieron a gritar cuando ya no pasaba nada por hacerlo. Lo desencantaron los Víctor Manuel de turno, los que le decían o le cantaban “el Gran Hombre” a Franco y sólo cuando comprobaron que estaba bien muerto asomaron la patita y se declararon de izquierdas de toda la vida y lo desencantó, también, la corrupción porque él a la derecha se la presuponía y la de la izquierda pensaba, en su inocencia, que no existía.

En los últimos años de su vida se encontró o se reencontró con Él, con el que jamás te abandona, y entonces disfrutó de la paz que no tuvo durante muchos años.

22 COMENTARIOS:

Tío Chinto de Couzadoiro dijo...

Los hombres como "B" son dignos, María, de todo el respeto que no merecen quienes pretenden engañarnos, asegurando que fueron opositores de Franco, en vida de éste, cuando, en realidad, no tuvieron el coraje preciso para hacerle frente. No dejan de ser perros ladradores que se las dan de lo que no son.
Besos.

CASASREALESDESNUDAS dijo...

A pesar de considerarme no creyente, he de reconocer que la mayoría de los seres humanos claman al cielo cuando la tragedia esta a punto de entrar en sus moradas.
En cuanto a los verdaderos idealistas sean del lado izquierdo o del derecho desaparecieron con las glaciaciones democráticas, cuando se constató que los ideales se vendían al mejor postor.
Ahora queda una raza política sin ideales y lo único que se puede esperar de ellos es que el de turno en la poltrona sea lo suficientemente honrado y al menos crea en su trabajo.
La mayoría de republicanos perseguidos años "A", han dejado de hacer el juego a ese lavado de cerebro de color rojo, para rendirse a la obviedad.
Un abrazo y feliz fin de semana.

Natalia Pastor dijo...

B es un excepción.
No hay nada más patetico que los antifranquistas de nuevo cuño.
Gentucilla como Victor Manuel que lo loaban y le dedicaban canciones, o Cebrián -pope de EL PAIS y PRISA - que fue director de informativos de RTVE en el franquismo y se rodeaba de falangistas y opusinos.

Que pena dan.

E..P.. dijo...

De siempre la hipocresía de algunos y la personalidad de otros digno de su forma de pensar siempre.
En aquellos entonces muchos nos alegramos de no ir ese día al cole, la diferencia que siendo chavalillos en mi caso mi alegría fue que el cebolleta dejó de estar y venia nuevos tiempos, eso si nos dejo una herencia que para muchos todavía no digerimos. Otra que este país no cambiará jamas eso de las dos España y la confrontación que ello conlleva, que pena que nos olvidemos algunas veces de ser personas y solo seamos o de derechas o de izquierdas.
¿ democráticos? cuando nos interesa.
Saludos.

ion-laos dijo...

Eso es ser consecuente, fiel y leal. No queda casi nadie así.

Besos.

Perlita dijo...

Hola, Paisana. Ya vuelvo por esta tu casa y me encanta tu valentía. Dices muy bien de esos que ahora son, pero no eran y de los que eran pero ahora ya no. Nos entendemos. Tengo una amiga,(o no sé si lo seguirá siendo)unos años mayor que yo, que nació en la cárcel esa tan bonita de nuestra tierra,( valga la cosa, porque ninguna cárcel debería parecernos bonita)que ha sido hasta hace un mes la socialista más furibunda que he conocido renunciando a la ideología de su madre que parió encerrada por ser creyente y mira por dónde me entero que ahora, se ha afiliado al PP...¿Tendrá caradura? Yo no me meto en ideologías sinceras porque buenos y malos en todos sitios hay, pero esto de los hipócritas cobardes con descaro, me revientan.
Un recuerdo a B con admiración.
Un abrazo, Carmen

GaMyr dijo...

Vivir con ideales y ser fiel a ellos es muy loable.

Rosana Martí dijo...

Hay que tener tus propios ideales pero no hacer daño a nadie y sobre todo respetar los que no son tuyos.

Un abrazo fuerte muy fuerte, acaba de pasar un lindo domingo.

Candela dijo...

Ahora existen incontables salvapatrias que en su momento ni estaban ni se les esperaba, otros lucharon por sus ideas en aquella época, pero no pasaron a la historia porque la coherencia, por desgracia, no vende.

Me encanta Pablo Castellanos, un socialista coherente que arremete contra los actuales mercaderes de cadáveres, porque en eso se han quedado hoy los llamados izquierdistas.

Un besito María

Mos dijo...

Querida paisana: Comenzaré mi comentario presentando mis respetos a ese familiar tuyo, B, que creyó en el socialismo, que era de izquierdas y, en sus últimos años, se desencantó de ello. Me hubiera gustado saber más de él y su historia pero supongo que tienes un recuerdo vago de todo ello y sería difícil recabar información lo más fidedigna posible.
Es posible que España esté llena de valientes a posteriori, María. Pero también había valientes antifranquistas cuando él mandaba en España. De hecho, las cárceles estaban llenas de gente parecida a B que lucharon por la libertad y sus ideales. Creo que esto, a estas alturas de la democracia, es innegable.
Revisando los comentarios que te hacen me quedo con un fragmento de E.P. que dice " ...que este país no cambiará jamas eso de las dos España y la confrontación que ello conlleva, que pena que nos olvidemos algunas veces de ser personas y solo seamos o de derechas o de izquierdas."

Y yo me pregunto, paisana, ¿realmente queremos la democracia? o esta otra ¿preferiríamos vivir en dictadura? Tengo que volver a recordar que, entre otros derechos, hoy contamos con la libertad de expresión, derecho que con Franco no existía y con el cual hoy, se puede criticar, insultar y discrepar de las ideas contrarias de los demás.
Me da que hay mucho rencor y rabia contenida y que así nunca habrá entendimiento ni avanzaremos en positivo.
El ejemplo que has puesto de Víctor Manuel (porque creo que es un ejemplo tuyo, no un desencanto sufrido por B), no me parece el mejor escogido.
Cuando Víctor Manuel compuso "Un gran hombre" tenía 18 años y era un muchacho de pueblo, hijo de ferroviario y en su casa no se hablaba de política. Quería entonces hacer un disco con personajes conocidos y uno de ellos fue Franco. Pocos años más tarde empezó a leer libros de todo tipo y a conocer la realidad del mundo y se hizo militante de izquierdas, cosa que le trajo más de un disgusto, censura y veto con la dictadura de Franco. Por lo tanto, paisana, no es un ejemplo muy válido. Eso sí, muchos años después también abandonó el Partido Comunista por no estar de acuerdo con el rumbo que tal partido tomaba.
Sobre la corrupción decirte que donde hay dinero, hay corruptos y que eso da igual en un lado que en otro.

Amiga María, paisana, ciezana de pro: Yo tenía 14 años cuando murió Franco; en pocos días cumpliría los quince. También nos dieron el día libre en el colegio (creo que más de uno). Con esa edad es difícil dar una opinión con conocimiento de causa de la época franquista; cierto. Recuerdo vagamente que había cosas que se decían en voz baja para evitar que otros las oyeran. Eso demuestra que tenías que tener cuidado con lo que se decía y que había temor a expresarse. Pero ahora,María, sí tenemos conocimiento y podemos revisar la historia y ver qué se cocía entonces. Y ahora sí podemos opinar. Otra cosa es que queramos o no.
Tampoco hemos vivido en la época de los Reyes Católicos, ni del descubrimiento de América y hablamos y opinamos de ello. Tampoco hemos vivido ni estado en un campo de concentración en la Alemania nazi y podemos opinar del genocidio judío o de Hitler y condenarlo o alabarlo según nuestras ideas al respecto.
Insisto ¿qué es lo que queremos?

Un abrazo de Mos desde la orilla de las palabras.

C S Peinado dijo...

Muchas veces, cómo dices, no es ser o no ser, sino en lo que creas defender. Serconsecuente con uno mismo y con lo que la vida espera y desea de uno mismo. De lo único que no te puedes desencantar ni arrepentir es de hacer siempre, en todo momento y de la mejor manera posible lo correcto y lo que tienes que hacer, sea bueno o malo para los demás.

Mis condolencias por ese familiar tuyo y queda claro con tu escrito que, cualquier tiempo pasado, por muy malo que fuera, siempre, en nuestro ego interno, será mejor.

Un saludazo.

Lara dijo...

Personas así que demuestran su coherencia de esa manera resultan admirables, lástima que ejemplos como ese sean una minoría, son más numerosos los interesados y oportunistas.

Un abrazo ...gracias por tu visita

Marina Fligueira dijo...

Hola María!!!
Yo que ya soy mayor y retiene mi memoria escenas que te harían llorar. Conocí y viví la posguerra desde el principio desde de 1939. Cuando se acabo la mal llamada Guerra civil. Ya no voy a comentar nada.
Sólo consolidar -afirmar lo que ha comentado Mos.

Si escribiera aquí algo, te contaría exactamente lo mismo.

Gracias María por compartir tus letras que dan para debate.
Te dejo mi gratitud y mi estima Un abrazo y se muy feliz.

Rafa Hernández dijo...

Cualquiera que da la vida por sus creencias es digno de admirar. Pero nadie nunca jamás debería ir a la cárcel por política, porque esto es señal evidente de que no hay libertad. A mí abuela la metieron en la cárcel los franquistas simplemente por enseñar a leer y a escribir a niños, se ve que aquello era "delito". Pero lo peor es que entró en prisión y ya no se supo nunca más de ella. Besos María.

TORO SALVAJE dijo...

Creo que el cliché de izquierda y derecha se ha quedado pasado de moda.
El mundo ya no es así.

Besos.

Juan Carlos dijo...

De esas personas como B también conozco algunas. y también desencantadas.
Salu2

midala dijo...

Una persona leal no tiene precio hoy en día maria.Milll besitosss

mariarosa dijo...

Una historia de vida. Es de aquellas que se suceden muy a menudo. Lástima que después de criticar se reconcilien, qué los hace actuar así? ¿El miedo a la muerte?
No existen los ídolos, cuando se vive junto a ellos.
En realidad todos los partidos políticos son iguales. Dentro de ellos el poder y el amor al dinero ganan, los conducen hombres y por subir un escalón más, pisan las cabezas cercanas.

mariarosa

alp dijo...

¿La foto es de la Carcel antigua de Murcia?..verdad...me encanta...y muy buen escrito..un saludete...

Nómada planetario dijo...

Más de uno cambió sus ideales de uno u otro bando por el pragmatismo a corto plazo. Los franquistas se volvieron demócratas de toda la vida y las izquierdas sucumbieron al yugo del denostado capitalismo. Al final todo quedó como la letra del tango: "La vida es puro cambalache..."
Un abrazo.

midala dijo...

Te mando mil besitos y te deseo un feliz finnn de semana!!!Milll besitossssssssss mi niña que casi no te veo por ahi!!

Elsa dijo...

Como siempre, muy bueno lo que escribes. Buen fin de semana, un abrazo!!!