Páginas

24 febrero 2011

Llanto

Con el refugio que me ofrece el llanto
buscando en el opio de las lágrimas
ese consuelo que no tendré jamás
intento cubrir mi pena con un manto

para no ver la terrible realidad
borrar de mi memoria los recuerdos
arrancar de mi mente los deseos
que me harían hasta perder la dignidad

pero por más que intente disuadirle
mi corazón tiene su propia vida
yo no puedo siquiera controlarle

sólo escucha la llamada del amor
está muriéndose por tus "te quiero"
y mi llanto, más que llanto, ya es clamor.


P.D. No es autobiográfico, este soneto lo incluí en un relato corto que puse en el otro blog y me apetecía publicarlo solo. Y digo lo de que no es autobiográfico para que no se apene nadie que me quiera o me aprecie.

4 COMENTARIOS:

Mos dijo...

¿Cuántos corazones rotos estarán llorando por amor? Tantos como alegres y saltarines repletos de amor.
Y es que el ser humano se pasa mucho tiempo sufriendo por los sentimientos más arraigados y nobles que tenemos. Pero, ay amiga, no todo el mundo es correspondido. Y más, cuando eres adolescente que todo se multiplica y se vive con más intensidad y ves cada mal de amores por ahí que sólo ellos-as saben lo que se sufre.
Un soneto muy "apañao", paisana María.

Un abrazo de Mos desde mi orilla.

María dijo...

Gracias, paisano, lo de "apañao" es muy típico de nuestra tierra ¿eh?.

Besos

Manuel Maria Torres Rojas dijo...

"Al son de la gaita,/al son de tambor,/te pido que cantes,/meniña, por Dios." (Rosalía)
Osea: que sigas escribiendo poesía ¡pijo! Besos.

Manuel Maria Torres Rojas dijo...

"Al son de la gaita,/al son de tambor,/te pido que cantes,/meniña, por Dios." (Rosalía)
Osea: que sigas escribiendo poesía ¡pijo! Besos.