Páginas

04 mayo 2011

Haciendo alarde de ¿imprudencia?





Cuando, hace un año, empecé a escribir en el otro blog (Escribimospensamientos) lo hice con un escrito llamado "labios", seguí con "ojos", "naríz", etc., plasmaba mis sentimientos a través de ellos y los comentarios eran cada vez más jocosos, mis compañeros se preguntaban hasta dónde sería capaz de llegar y si recorrería todas las partes de la anatomía. Y yo, puñetera como soy y no habiéndome importado jamás lo que nadie pensara de mí , me dije que los recorrería todos. Y lo hice, ya lo creo que lo hice, aunque uno de ellos me valiera un comentario de una señora que decía que sentía vergüenza ajena, por lo que ella llamaba subidito de tono de mis escritos.

La verdad es que el comentario aquel no sé si era, como decimos por aquí, por "envidia o caridad" pero vamos que me dio lo mismo y yo seguí a mi marcha y me reí de lo lindo con algunos escritos, lo que, al fin y al cabo, era mi objetivo, divertirme. En realidad pensé eso de "si no quieres caldo, tres tazas llenas".

Cuando llegué a cierta parte de la anatomía, lo llamé "Cachito mío" y hoy me apetece reproducirlo aquí:


CACHITO MIO

Hoy, mi vida, te voy a hablar del cachito que me faltaba por rememorar, y lo haré siguiendo la pauta que me marca la canción de Nat King Cole (qué apellido más apropiado para el tema, por cierto, que se presta a ser traducido como..., bueno que cada cual interprete como quiera)

Cachito, Cachito, Cachito mío
pedazo de cielo que Dios me dió,
te miro y te miro y al fin bendigo,
bendigo la suerte de ser tu amor.

El cachito del que te hablo, corazón, ese que yo llamo cachito mío, es ese que se alegra cuando me ve y rápidamente se pone a moverse, el que me teme como si yo fuera un sargento (digo yo que me teme, si se pone firme por algo será), el que es mío y de nadie más, el que quiero que sea mío para los restos.

Ese cachito, como dice la canción, es un pedazo de cielo que Dios me dio porque te lo aseguro, cariño, ni te cuento la de veces que me ha subido al cielo. Ese cachito me ha hecho estar no sólo en el cielo, sino en la gloria, en la inopia y sólo Dios sabe en cuantos sitios más y yo, creyente como soy, no puedo más que estar convencida de que realmente fue Dios quien creó tu cachito para mí.

Siguiendo con la canción, te miro, te remiro, me acerco, exploro utilizando todas mis armas para ello, mis ojos, mis labios, mis manos, mi lengua, mi nariz, todo es válido para explorar el cachito porque yo hago de esa exploración una misión de guerra y ya conoces el adagio al respecto "en el amor y en la guerra todo está permitido". Pero esa guerra tiene truco porque, al final de cada batalla, resulta que hemos ganado los dos, que nos gusta guerrear y luego, claro, hay que firmar la paz y la paz la firmamos tu cachito y yo muy dulcemente, sin prisas, releyendo cada línea de lo que pactamos. Por eso, cachito, te bendigo.

Bendigo la suerte de ser tu amor, de que latas por mí, de que te pongas firme, de que me busques, de que te impacientes, de que quieras formar parte de mi cuerpo, de que busques con ahínco mi volcán lleno de lava incandescente, de que te amoldes de tal forma en mi volcán, de que enfríes su lava y, finalmente bendigo, cachito mío que tengas la sensibilidad de encontrar el punto exacto donde explotamos al amor.

Pero eso, tesoro, es de otra canción, la que te explicaré, como siempre, abrazadita a ti, a solas con tu cachito.

4 COMENTARIOS:

Rosana Martí dijo...

Tiene tantos nombres, sinónimos, apelativos. Yo lo llamo de tantas maneras en momentos puntuales y depende de las ocasiones, que hasta yo misma sonrio por lo puntillera que soy. Lo has descrito como buenamente es, y si a alguien no le gusta es envidia, porque no tiene cachito que meter, y la flor de la espera está puchurría, jajajajaja.

Hala que felicidad, y a seguir desfrutando de ese cachito.

Besitos de chocolate para la ocasión, te da un mejor sabor y placer a la vez, así el gusto es mayor.^_^

Mos dijo...

Pues yo, paisana, no lo veo tan subidito de tono ni creo que haya que sentir vergüenza por este cachito ni por ningún otro.

¡Ay bicho!, lo del sargento que se ponen firmes ante ti me ha gustado. Pero qué loba, nena.

Hay que divertirse y sacar el humos de donde sea, que penas hay muchas y variadas.

Disfrutemos todos del cachito que nos corresponda y a vivir que son dos días.

Un abrazo de Mos desde mi orilla.

mariarosa dijo...

María: es todo amor y ternura tu texto. A veces todo resulta según el color con que se mira o se lee.

Me gusto, lo leí con una sonrisa.

mariarosa

midala dijo...

jajajajjajaj bueniiisimo!!me encanta la delicadeza con que tratas a tu cachito!!Y si se pone firme...mejor!!!!!!!!!!mientras no rompa filas...tu déjalo!!jajajjaja.Eres un fenómeno chikilla.Mil besos