Páginas

25 enero 2011

La canción del cuchillo




(Perdóname Espronceda)


Con diez remaches por banda,
mango en ristre, todo acero,
no corta el pan, sino capa
un cuchillo de postín.
Puñal casero que llaman,
el jamonero, El Temido,
en cocinas conocido
del uno al otro confín.
La carne al verlo ya tiembla ,
lo del jamón ya es espanto,
y, al sentir su movimiento,
de rojo pasan a azul;
y está María en la cocina
cantando alegre una copla
pan a un lado, al otro sopa
y allá a su frente el Red Bull:
"Tú corta, cuchillo mío
sin temor,
que aquí nada tendrá alivio
ni el pescado, ni la caza
tu corte a torcer alcanza,
sucumbirán sin honor".
Veinte pollos
hechos trozo
el despojo
de las aves
ya lo han comido
los canes
fieras fieles
a mis pies.
Que es tu filo mi tesoro,
mi dios tu agresividad,
mi ley, tu fuerza y mi tiento
mi única obsesión, cortar.
Allá muevan feroz huelga
ciegas aves
por un poco más de vida
que yo aquí tengo tu filo,
¡cuanto impulsa él mí brío!
Y no hay presa,
sea cualquiera,
ni pequeña
ni mayor
que no tema
a mi cuchillo
ni a mi odio cegador.
Que es tu filo mi tesoro,
mi dios tu agresividad
mi ley, tu fuerza y mi tiento
mi única obsesión, cortar.

A la voz de "¡María viene!"
es de ver
como tiembla y se previene
a echando leches marchar;
más soy reina de ordenar,
y mi fuerza hace ceder.
En las casas
siempre ordeno
y organizo
por igual;
yo pretendo
por belleza
la elegancia
natural.
Que es tu filo mi tesoro,
mi dios tu agresividad,
mi ley, tu fuerza y mi tiento,
mi única obsesión, cortar.
¿¡Sentenciada está mi suerte!?
Yo sonrío
no me pillará la muerte,
y a ese que me condena,
ataré con mi cadena,
quizás llore su extravío
Yo no caigo,
¿qué es mi vida?
Por ganada
yo la di
cuando el jugo
del malvado
como un lobo
me bebí
Que es tu filo mi tesoro,
mi dios tu agresividad,
mi ley, tu fuerza y mi tiento,
mi única obsesión, cortar.

Son tus cortes lo mejor,
mis nortes,
el sonido y el temor
que provocas en capones,
en esos necios hinchados,
con el rugir de tus cortes.
Y tu ruido,
bello cual canto
de Castrato
al despertar,
me relajo
aplacada,
preparada
para amar.
Que es tu filo mi tesoro,
mi dios tu agresividad,
mi ley, tu fuerza y mi tiento
mi única obsesión, cortar.

10 COMENTARIOS:

Rosana Martí dijo...

Espronceda fijo que primero sonrie, y posteriormente aplaude tan bien logrado poema al cuchillo, con música de los acordes de sus estribillos de : "CIEN CAÑONES POR BANDA, VIENTO EN POPA A TODA VELA...."

Besos ¿de manzana? (como ahora te has enganchado) lo mismo te gusta más.

Cuídate guapa, me ha encantado.

María dijo...

Siiiiii, Rosana, jajaja, llevo una temporada dando la lata con las manzanas en el otro blog.

Gracias, eres un cielo.

Besos

El refugio de mis sueños dijo...

Niña ten cuidado a ver si de tanto cortar...Te rebañas un dedo...jaja
Yo no sería el que me acercara a ti...Cuando tengas un cuchillo en la mano...jaja.
Besitos y felices sueños

TORO SALVAJE dijo...

Jajjaja.
Muy bueno.
Me ha parecido genial.

Besos.

María dijo...

Ay José, no sabes tú el peligro que tengo yo con un cuchillo en la mano, jajaja. De hecho si alguna vez asesinara a alguien lo haría a cuchilladas, eso sí luego limpiaría la sangre antes de entregarme,jjajaja.

Besos

María dijo...

Gracias Toro, que tengas un buen dia.

Besos

Mos dijo...

Eso digo yo, qué peligro con un cuchillo en la mano y...zas, zas, zas; te corté.
Así empezó un asesino en serie que vi en una película.:):):):)
Un abrazo desde mi orilla.

María dijo...

Mos, algunas veces me dan ganas, jajaja (no lo hago por no limpiar la sangre luego).

Besos, paisano

autoayuda dijo...

MUY BUENO, UN ABRAZOTE

María dijo...

Gracias, Autoayuda.

Besos