Páginas

08 enero 2011

Probatio Diabolica


A pesar de declararse atea, la Srta. Pajín está teniendo un oscuro y peligroso acercamiento hacia lo más rancio y despreciable de la religión católica: "La Santa Inquisición".

Nuestra ministra, la misma que, alardeando de sus maravillosos conocimientos de economía, dijo con total desfachatez en la Escuela Jaime Vera, aquello de: "El PIB es claramente masculino y, por tanto, el cambio estará en el momento en que la decisión, las decisiones importantes de este país además de las políticas, que son lo más importante a mi modo de ver, estén tomadas también por las mujeres" y a la que, a pesar de la frasecita (de la que obviaré la construcción), hemos de agradecerle que no tengamos ahora mismo PIBA además de PIB, ha presentado hoy el anteproyecto de Ley de su última "parida", lo ha avanzado "El País".

La nueva Ley se llamará, de ser aprobada, "Ley de Igualdad de Trato y No Discriminación", y empieza remitiéndose al Artículo 14 de nuestra Constitución, donde consta textualmente que: "Los españoles son iguales ante la Ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social". título muy loable, tanto como la intención de hacer cumplir la Constitución, de hecho yo lo compartiría a pies juntillas de no ser por el "premio sorpresa" que lleva escondido en su interior.

Y el "premio sorpresa" es que la Srta. Pajín planea recuperar una figura de la Santa Inquisición como es "la inversión de la carga de la prueba", la llamada en aquel entonces "Probatio Diabolica". Es decir, que los acusados de discriminación van a carecer de la presunción de inocencia y van a poder ser acusados sin prueba alguna que los incrimine, será el acusado quien tenga que aportar pruebas de su inocencia.

La "Santa Inquisición", recordemos, manejaba la "Probatio Diabolica" con gran habilidad y, echara por dónde echara el acusado, como le apeteciera al Inquisidor era culpable porque se podían dar dos supuestos:

1) Si confesaba (normalmente ayudado por alguna tortura que otra) era culpable.

2) Si no confesaba (a pesar de la ayuda de las torturas), también era considerado culpable porque, en este caso, había sido ayudado por el diablo para soportar las torturas y no confesar.

Y ahora, extrapolando la Ley y la Probatio Diabolica a una situación actual, imaginemos que en unos grandes almacenes se oferta un puesto de dependienta y se presentan dos candidatas:

1) Una señorita de 20 años, con poca experiencia laboral, estudios secundarios y perfectamente sana.

2) Una señora con 50 años que podría ser yo, con mucha experiencia laboral aunque no en ese sector, varios idiomas, universitaria y fibromialgia y algunas otras pegas no poco importantes de salud que dificultarían considerablemente mi asistencia diaria al trabajo.

Por lógica, la candidata elegida sería la señorita de 20 años pero ahora llego yo y me ofendo gravemente y denuncio a los grandes almacenes y les digo que me han discriminado por vieja, por estar enferma, por ser más baja y por pesar más que la de 20. Aplicando la lógica inquisitorial, como no hay prueba alguna que demuestre su inocencia, les declararían culpables y ¿quien sabe? igual hasta me vería propietaria de los grandes almacenes en cuestión como premio a mi denuncia porque, recordemos, muchos denunciantes se quedaron con los bienes de quienes habían denunciado a "La Santa Inquisición".

3 COMENTARIOS:

El refugio de mis sueños dijo...

Hola María...Este país cada día está más loco...Los señores y señoras que para eso les pagamos y bien todos los Españoles en lugar de hacer un frente común para luchar por lo verdaderamente importante como es el maltrato que sufre la mujer con la mayor impunidad a manos del hombre o la terrible crisis que hace que cada vez haya más padres de familia esperando la cola en la puerta de los grandes almacenes para hacerse con los productos caducados que estos tiran a los contenedores de basura.
Pues se dedican a esto que tú también y con tanta inteligencia describes a bostezar y de vez en cuando a babosear...Qué asco me dan todos...Pero Mari...Todos...Como se nota que no pisan el mismo suelo que pisamos los ciudadanitos de a pie.
En fin...Esto es lo que hay...Besitos y feliz fin de semana.

TORO SALVAJE dijo...

No hace falta ser un psiquiatra para darse cuenta de los serios problemas mentales que padece.

Besos.

Juan dijo...

María, hay que llevar cordura y sentido común a la política.

Bastante mal está el país para enrevesar un poco más la situación.

Un abrazo y feliz fin de semana.

Juan Antonio