Páginas

26 febrero 2012

La Rive Gauche


Esta mañana me he levantado con un antojo, me apetecía sobremanera irme a la Rive Gauche, a la de París digo, no piense nadie que me hago de izquierdas.

Con esta imaginación tan fértil que Dios me ha dado, me imaginaba sentada en la terraza des “Deux Magots”, mirando los geranios y dejándome sablear unos 30€ pour le petit déjeuner servido por un camarero resabiado, yo ahí toda mona, sombrerito incluido y los rizos asomándome por debajo, y escribiendo esto allí con mi netbook rosa tan mono sobre los muslos, pero sin surrealismos ni existencialismos ni nada, a mi “bola”, que yo no quiero arreglar el mundo.

Pero, claro, luego viene la realidad y la mía era que a mí hoy no me “venía bien” irme a París así que, como aquí hace un sol que rabia y el que no se conforma es porque no quiere, me he hecho un café au lait, un jus d'orange y, en lugar de un croissant, un brioche o un petit pain au chocolat, una tostada con pan de ayer, aceite de oliva y un tomate restregado y me he salido a la terraza a comérmelo con la media docena de pastillas que me tomo por las mañanas.

Mientras tomaba el sol, pensaba en la delicia que supone hacerlo y que, además, es gratis pero al momento he recapacitado y digo: “gratis, una leche” y me he ido a mirar la última factura de la luz y me ha entrado un mosqueo que no veas cuando he visto eso de: “le informamos que, de su factura, 146'03 € corresponden a impuestos”. Entonces, para regodearme y en plan masoca total, he visto que de esos 146'03 € sólo unos 79 € correspondían al I.V.A. Y digo: “mira que si los otros 67 € son de las renovables” y ahí es dónde me he disparado.

De hecho, como en el fondo soy muy maru y yo los domingos amaso pan, hasta he pensado seriamente ponerlo al sol en lugar de al horno a ver si había suerte y se cocía, pero al final ha primado la sensatez y lo he metido al horno. Eso sí, juro que jamás volveré a mirar una factura de luz, hala, ojos que no ven corazón que no siente.

12 COMENTARIOS:

Candela dijo...

Pues mira, no es mala idea, yo me apuntaba a ese desayuno todos los días, pero me ocurre como a tí, que ahora no es un buen momento para ir a París.

Y porfa, no destroces una mañanita de Domingo de las de aquí con facturas, el bizcocho y las tostadas también sonaban muy bien y por falta de sol no va a ser. Falta el Sena y tal, pero bueno, siempre podemos cerrar los ojos e imaginar.
;)

Tío Chinto de Couzadoiro dijo...

Ya veo, amiga MARÍA, que la lectura, en domingo, de la factura de la luz hace estragos. ¡Con lo bien que habías empezado la mañana!
Besos.

chus dijo...

Maria tu vite ese cartel,"salio un buen dia vendra alquien y lo jodera", ves recibo de luz,ves, jujuajua. muakkkkkkk

Helio dijo...

Yo creo que tampoco hace falta ir tan lejos a desayunar,pero bueno hay veces que la imaginación nos lleva lejos.
Yo un cafetito con churros y a correr.
Alguen decía en la peli Casablanca "siempre nos quedará Paris"
Besos

Rafa Hernández dijo...

Bueno con la imaginación podemos volar hasta donde nos plazca. Pero seguro que un buen desayuno con porras o churros como los queramos llamar, y un buen tazón de chocolate, seguro que como lo preparan aquí en España, los franceses no lo hacen.

Besos María.

VÍCTOR VIRGÓS dijo...

¡Hola María! tienes un modo muy entretenido y familiar de contar las cosas, es muy ameno tu estilo. Me apetece ahora de pronto tu plan parisino, para que habrás tenido que mencionarlo... yo la verdad que trabajo de lunes a Sábado y cuando tengo un rato libre, un café en una terracita me parece el mayor placer del mundo... aunque a veces, aquí en Madrid, mejor no mirar el precio, ¡madre mía como está la vida! Saludos

C S Peinado dijo...

Es que mirar la factura es, cuando menos, de suicidas. Yo por eso paso un frio del carajo en invierno y un calor del coponazo en verano, por no gastar... Aunque luego piensas, "para que se lo lleve el estado calentito, me quedo yo fresquito" y hala, aire acondicionado a todo meter. Por lo menos que se pueda dormir, que ir a currar despues de pasar toda la noche sudando... cómo que hace mala sangre.

Un saludazo.

Rosi dijo...

¡Vaya María! si es que no me das tiempo a nada. Yo que acababa de llegar y estaba sentándome en esa terracita parisina para tomarme algo contigo y de repente ¡zass!... me veo sentada de nuevo en mi sofá y mirando los minutos que me quedan antes de volver a mi rutina diaria.
En fín, habrá que conformarse con el descafeinado y los cereales.
Besitos.

midala dijo...

jajajajajajajaj oyeeee que a todos nos pasa lo mismo ehhh nena???Nos conformamos con nuestra pancito al calor de la calefacción,esperando que llegue el veranito.Paris....queda para los enamorado, con sus croasanes y sus monigotes, nosotros a nuestro pan con mantequilla.Millll besitoss

Lara dijo...

María no te castigues con la factura de la luz, y menos en un día de fiesta, mejor haber terminado el día en París.

Besos

Gia Amsara dijo...

Maria te dejo un beso y un corazon con cariños para estos tiempos enn que ni la vida nos ajusta a vrces

Gia

Martin Ortega dijo...

Estuve años viviendo en Paris y algunos dias fui a los dos magos. Curiosamente, senti lo mismo que Maria cuenta