Páginas

09 marzo 2012

Habemus huelga


La huelga general estaba cantada desde que el PP ganó las elecciones, era un sí o sí pero aún no sé para cuando.

Hoy, con el anuncio de la huelga para el próximo 29 de marzo, un día antes (si no me equivoco) de la presentación de los presupuestos generales, esos que el PSOE debió presentar en septiembre y se los pasó por el forro y ahora acusa al PP de la tardanza en presentarlos, los sindicatos han asomado definitivamente la patita y le han puesto fecha.

Los motivos, según ellos, son la reforma laboral, el despido, la precariedad, el empleo juvenil, etc., etc. Perdón, esos son los motivos oficiales pero el extraoficial y el verdadero es esa reducción del 20% en su asignación porque, claro, los pobrecitos han pedido poder de mamandurria, digo adquisitivo, y ahí es donde les duele.

El problema aquí es que Rajoy en vez de sangre en las venas tiene horchata, porque si tuviera lo que hay que tener, y estando todavía los presupuestos elaborándose, lo que debería de hacer es extirpar el cáncer de una puñetera vez y quitarles de un plumazo las subvenciones a los sindicatos, a la COE y a todo el que chupa con el único afán de lucrarse y cuyo único objetivo es jorobar.

Y, como he dicho otras veces, el que quiera un chulo (léase sindicato) que se lo busque y lo pague él, pero lo que es inadmisible es que nos rasquemos todos el bolsillo sin posibilidad de negarnos para que esta gente no de golpe ni en una pelea y vivan como reyes a nuestra costa, ejerciendo de salvadores.

Ahora me imagino que estarán ya los encargados de comprar la silicona dando vueltas por las ferreterías y los centros comerciales para que no se les haga tarde y no haya ruptura de stock antes de aprovisionarse bien, que hay que cerrarle las puertas y fastidiarle las cerraduras al que quiera trabajar porque aquí, no nos olvidemos, la mayoría de la gente no cierra el negocio porque quiera hacer huelga, aquí se cierra y se secundan las huelgas por una simple cuestión de miedo, porque los piquetes supuestamente informativos son en realidad hooligans descontrolados con ganas de repartir leña al que no comulgue con sus ruedas de molino.

Y hay que reconocer que lo de infundir miedo y hacer salvajadas lo hacen como Dios, o sea perfecto, y no les tiembla la mano para rajarle las ruedas a un camión o, si se tercia, pegarle fuego. Todo ello, por supuesto, en aras de la libertad y de la democracia con las que se les llena la boca pero que jamás han practicado.

Y, ojalá me equivoque, pero esta huelga la presiento calentita, más que nada porque se hará a cuatro días de las elecciones andaluzas y lo más normal es que el resultado no les acomode y, una vez más, se “tenga” que tomar en la calle lo que quiten las urnas.

17 COMENTARIOS:

TORO SALVAJE dijo...

Rajoy ya tenía descontada esta huelga.
Ya avisó de que vendría.
Y vendrán más.
Yo no veo salida por ningún lado.
Ni aquí, ni en Grecia, ni en Portugal, ni en otros países que caerán.
Es la globalización.
Competimos con gente que tiene otras condiciones laborales y eso es muy jodido.
Todo va para atrás.
Recuerdo que hace unos años se empezó a hablar de los mileuristas como si fueran unos parias. Hoy son unos privilegiados.
El final de todo el proceso está claro, seremos pobres, con reforma o sin reforma, con huelga o sin huelga.
Me gustaría equivocarme.

Besos.

Tío Chinto de Couzadoiro dijo...

Perfecto, María, sintetizas en tu artículo lo que está en el ambiente, con respecto a ese colectivo -el de los sindicalistas-, tan desprestigiado desde hace mucho tiempo. ¡Su conducta es indecente!
Besos.

Beatriz Salas dijo...

Muy buenas!
Estoy con las opiniones de ambos (María y Toro)y con el mismo miedo y con creciente decepción en el ser humano capaz de ser la peor rapiña a costa de los más necesitados. El expolio en Andalucía a costa de las ayudas a los parados no cabe en mi cabeza y menos en mi corazón.
Qué Dios nos coja confesaos.
Abrazossss

(María, cariño, qué tienes, me dejaste preocupada. Besosss)

Helio dijo...

Los sindicatos en los tiempos que corren tienen muy mala imagen, sobre todo entre los parados. Están temerosos de que la huelga fracase, lo que ocurre es que toda la izquierda está unida contra el P.P. y apoyarán esta huelga.
Pero cuidado, hay muchas empresas que ya no se pueden permitir el cierre de un solo día y puede haber enfrentamientos graves.
Besos.

Rosa de los Santos dijo...

Como siempre Maria, un placer leerte, y comulgar contigo en las mismas opiniones...
Nadie debería presentarse a esta huelgas , nadie- porque realmente nadie, de los sindicatos jamas llegan a acuerdos ni entre ellos ni con el gobierno de España-
Es mas...llegando los piquetes a la calle de uno se llama a la policía , como que se acercan gente de mala catadura...jajajajaj

Maribeluca dijo...

Parece que esto se ha arreglado, en el post anterior me fue imposible dejar el comentario, esto de blogger funciona cuando quiere...

Yo también barrunto que será calentita porque les conviene y están todos con la bestia fuera desde las algaradas con granos de Valencia y Barcelona...si ya contabámos con ello no sé por qué demonios no les han quitado toda subvención en lugar de darles pellizcos de monja, y de paso que añadan una Ley de Huelga a la reforma por todas esas cosas que has dicho, ya va siendo horita.

Un besico

Candela dijo...

Creo que coincidimos en el diagnóstico y en la solucción María. Con tal de mantener sus prebendas les da igual que el país se arruine y con él, todos nosotros. Ley de Huelga y retirada del 100% de las subvenciones que nos obligan a financiar.

Ya está bien de mantener a esta nueva aristocracia friki de sindicalistas que no producen ni sirven para nada, solo para crear problemas.

Besos

Mos dijo...

Querida María, paisana: Ante todo desear que estés bien porque sé de tus dolencias y para mí lo primero es animarte y decirte que adelante siempre, que tú puedes y debes continuar sin tirar la toalla. Me consta que eres valiente y luchadora contra todo aquella adversidad que se te presente. Ánimo y un achuchón de amigo de mi parte porque eso es lo que me considero, faltaría más.

Dicho esto, también opinaré de esta entrada en la que discrepo contigo.
ZP también se llevó una huelga por la reforma laboral y Rajoy y el PP se la va a llevar por ser peor que la anterior; más dura y sangrante para el trabajador. No creo que los sindicatos la planteen por perder parte de su subvención sino por lo perjudicial de esta reforma. Cierto es que el anterior gobierno hizo una gestión nefasta y por ello estamos como estamos ahora. También es cierto que Rajoy y sus dirigentes se les llenaba la boca con la creación de empleo cuando, ahora se sabe, que es imposible este año; que habrá unos 600.000 parados más y que esta reforma no va a crear empleo sino destruirlo haciendo el subsidio más barato.
María, visito un blog llamado CACHOS DE VIDA; es de un hombre mayor, muy mayor, con una enfermedad rara que le mantiene en silla de ruedas desde hace más de 40 años y en la que todo se le va atrofiando poco a poco pero él no se rinde y sigue luchando. En su día fue un reportero fotográfico muy apreciado en su tierra, Don Benito (Badajoz). Pues bien, María, ha colgado la siguiente entrada que me parece una manera objetiva de hablar de la realidad:

MOTIVOS PARA ESTAR ASUSTADOS
Es ahora cuando se va empezando a notar en la calle la angustiosa situación de crisis que estamos padeciendo. No hay una parcela de la economía que goce de salud siquiera para ir tirando. Y de todo, lo más triste es la enorme cantidad de trabajadores que hay en paro, y sin perspectiva que su situación cambie. Y por si la situación no fuese bastante penosa para ellos, se les recortan derechos adquiridos durantes años de luchas y de trabajo. Se hacen reformas de las leyes o se aprueban otras nuevas. Dicen, pensando en el trabajador. Pensando en que paguen los platos rotos de políticos malos gestores, de empresarios y banqueros con dinero en paraísos fiscales. Unos engañando al país; otros, el querer seguir enriqueciéndose cada día a más velocidad; los siguientes, prestando a los sueños e ilusiones de la gente dinero con muchos intereses e hipotecas de por vida. Porque es humano desear y tener ambiciones, solo es necesario alguien que las despierte, y de eso ya se encargaron los Bancos. Ahora a embargarlo todo. Ahora a llenar las calles de pobres sin techo, de parados y comedores solidarios de pobres hambrientos.

Y no paran de cerrarse empresas y negocios y de aumentar las listas del paro. Los gobernantes cada vez que hablan lo hacen para que estemos más asustados. No paran de comunicarnos nuevos desastres, más duras medidas y más exagerados recortes. Estamos acobardados. El consumo decae al percibir nuestro miedo. Quien no tiene no gasta, y quien tiene, por puro contagio, deja de gastar. Y si cae el consumo seguro que no aumenta el trabajo. En las calles no se percibe alegría. La gente camina impotente ante lo que tiene encima.

Asusta ver los telediarios repitiendo siempre la misma cantinela, esa de que hoy estamos mucho mejor de la que estaremos mañana. Estará peor la economía y el parado más parado y más acompañado. Esta bien que seamos consciente de la mala situación que estamos atravesando, pero, ¿es que va a mejorar por repetirlo tanto? Más bien da la impresión que están dando palos de ciegos, y ni siquiera los creadores de las medidas confían en que van en la buena dirección para salir de la crisis. Y como no se fían, no hacen otra cosa que curarse en salud repitiendo lo mal que vamos a pasarlo todavía.

Mos dijo...

También he encontrado un artículo de opinión de un sindicalista de CCOO que me ha parecido coherente:
Artículo de opinión de Javier López, secretario general de CCOO de Madrid.
A raíz de los ataques permanentes de los poderes económicos, políticos y mediáticos contra los sindicatos, utilizando argumentos recurrentes como el dinero que se embolsan en concepto de subvenciones, son no pocos los que me han pedido que escriba sobre este tema.

Un artículo elaborado por nuestra Federación de Servicios Financieros y Administrativos me brinda la oportunidad de dar respuesta a estas demandas, partiendo del hecho de que la Constitución Española reconoce a los sindicatos de trabajadores el derecho a constituirse, participar en las políticas públicas y en la planificación económica del Gobierno. Los sindicatos, en función de su representatividad, representan a sus afiliados, pero también al conjunto de los trabajadores. Las elecciones sindicales permiten determinar la representatividad de cada sindicato, cosa que no ocurre con las organizaciones empresariales, en las que no hay elecciones libres.

CCOO ha ganado en las elecciones sindicales el derecho a participar en la negociación de la gran mayoría de los convenios colectivos que regulan los derechos y condiciones de trabajo en las empresas.

Los sindicatos reciben del Estado por esta acción sindical que desarrolla las leyes y las adapta a cada sector y empresa 15,7 millones de euros. Hablamos de más de 4.000 convenios y la mayoría de los trabajadores y trabajadoras.

Las organizaciones empresariales, todo hay que decirlo, reciben ayudas similares. Los partidos políticos reciben 84,4 millones de euros, la Casa Real 8,9 millones y la Iglesia Católica, sin reconocimiento constitucional en un Estado laico, recibe 252 millones de euros.

Las asociaciones juveniles reciben 7,8 millones. La Federación Española de Futbol 4,8 millones. Las empresas privadas de prensa escrita y las televisiones privadas reciben 360 millones de euros, el cine español 89,6 millones de euros.

Los curas que trabajan en instituciones públicas como hospitales, cárceles y el ejército, reciben lo mismo que los sindicatos, 15 millones de euros.

Los profesores de religión nos cuestan 600 millones de euros y las subvenciones a los toros 564 millones de euros, aunque sólo merecen el interés del 28 por ciento de los españoles.

No parece mucho, así pues, la cantidad que reciben los sindicatos. Sin embargo siguen abundando los ataques, según los cuales, los sindicatos están comprados y no defienden los intereses de los trabajadores.

Veamos el caso de CCOO. Los más de 1.200.000 afiliados y afiliadas, con el pago de las cuotas, cada mes, aportamos 118 millones de euros cada año al sindicato. Los servicios jurídicos para afiliados y no afiliados, aportan unos 20 millones de euros. Las subvenciones del Estado no llegan a suponer ni el 10 por ciento del total de nuestros ingresos.

Los poderes económicos, salvados de la crisis por el Estado. Los poderes políticos que mantienen sueldos públicos, subvenciones públicas y una corte injustificable de cargos a dedo, asesores, gabinetes, etc. Los poderes mediáticos, que viven de la subvención y la publicidad de las Administraciones públicas, saben todo esto, conocen la realidad.

Pero siguen atacando a los sindicatos, porque saben que son la barrera más sólida para frenar la avaricia, la especulación, la corrupción y los cambios que pretenden introducir para, a base de ajustes y recortes, hacer pagar a los trabajadores y sus familias, el coste de la crisis.

Para ello no dudan en utilizar dos tácticas muy ensayadas por los regímenes totalitarios, autoritarios y fascistas: "Las grandes masas sucumben más fácilmente a una gran mentira que a una pequeña", "una mentira repetida adecuadamente mil veces se convierte en una verdad".

Nosotros elegimos cada día caer o no caer en esta trampa.

Este artículo está fechado en julio de 2011 con lo cual no se refiere a los ataques de este momento.

Mos dijo...

Ya lo sé que me he extendido, María. Lo siento, paisana, creo que la realidad merece saberse para opinar con conocimiento y objetividad.
Este gobierno tiene la mayoría absoluta pero no tiene un cheque en blanco para hacer y deshacer a su antojo. Sé que se presentan tiempos difíciles, duros para todos, que peligran empleos y bienestares y que hay que remontar la crisis pero a este paso media España no va a tener donde agarrarse muerto. Y eso, querida María, será lo peor que le pueda pasar a este país que se ilusionó tanto con el cambio que prometía el PP.

Un abrazo grande, Cuídate y tira siempre palante, nena.
Mos.

Rafa Hernández dijo...

Por supuesto y si se permite, no estoy para nada de acuerdo María, pero si se le retiran las subvenciones a los sindicatos, que se haga lo mismo con la cantidad de millones al año que recibe la Iglesia por parte del Estado, y no me sirve eso de que ya hacen una gran labor con cáritas. La doctrina y lo que predico Jesucristo era ayudar al necesitado. Creo que no cabe recordar que la Iglesia Católica es de las instituciones más ricas del mundo. Yo no sé si la Huelga General convocada por los sindicatos es porque les hayan recortado el suministro, pero la Reforma Laboral va a servir para machacar al obrero y favorecer y mucho los intereses del capitalismo

Besos María.

José Navarro Leandro dijo...

Totalmente de acuerdo contigo,no entiendo como hay gente que todavia apoya a estos sindicalistas mafiosos que lo único que hacen es perjudicar siempre y crear más resentimiento contra el empresario, que es la persona que le da trabajo al trabajador y sin el cual, no tendría ningún trabajo. Gracias a su sudor, el del empresario, a quedarse horas y horas después de que el trabajador se haya ido a casa, cuadrando cuentas, para que este pueda seguir trabajando.

midala dijo...

Nena que pasa??vuelves a estar mal???joba ya nos vale, no levantamos cabeza!!!!!Mejorate y sobre todo,cuidateeeeee.Y referente al post...lo dicho por toro,para mi,no hay mas que decír.Ni con huelga ni sin huelga esto no hay quien lo salve.Milllll besitossssss y dime como estas vale???

Natalia Pastor dijo...

Esta huelga política, cantada desde el instante en que Rajoy ganó las elecciones con mayoría arrolladora, responde al "modus operandi" clásico de la izquierda cuando pierde unos comicios: salir a la calle.
Y ahí, en la calle, mediante el agitpro, es donde pretenden recuperar lo que han perdido en las urnas.

María dijo...

Mos:

Ese señor miente, BOE en mano miente.

Besos

Rosana Martí dijo...

Se veía venir María, además Rajoy ya la vaticino, de está no nos libra nadie.

Besitos con mi cariño, cuídate mucho amiga mía, ah y no olvides que te quiero.

HORMIGA dijo...

Los sindicatos pueden convocar las huelgas generales que quieran, el derecho a seguir la huelga es indivual y a elección del trabajador, con lo cual solo será general si los trabajadores de verdad quieren y creo muchísimos no están por la labor de perder un día de salario para beneficiar a esta clase de "empresas que se esconden bajo unos ideales inexistentes para estos dirigentes"...
Yo no voy a hacer huelga, voy a trabajar mas que nunca...

Un abrazo