Páginas

17 julio 2011

Lecciones de moral


Lecciones de moral, ¡qué fácil darlas, qué daño pueden hacer y cuantas personas "expertas" en darlas!.

Las personas que las dan habitualmente suelen ser las que, precisamente, no pueden predicar con el ejemplo pero, ello no obstante, lo hacen, disfrutan haciéndolo y hasta se autoconvencen de que son maravillosas y están haciendo lo correcto. Se erigen en juez, castigo y verdugo de sus "alumnos elegidos".

Un día leí que todos tenemos tres vidas: la pública, la privada y la secreta. Creo que, con independencia de las dimensiones de cada una de ellas, es cierto y todos las tenemos. Y eso le viene estupendamente a las personas que viven de dar lecciones de moral. Basta con que descubran una pequeña parcela de tu vida que te compete exclusivamente a ti para que empiecen los golpes de pecho y el escarnio público.

A estas "profesoras de lo absurdo" les va cualquier tema, saben de todo, opinan de no importa qué pero, eso sí, diciendo al mismo tiempo frases como: "yo nunca lo haría, claro".

Y a toda esa gente te dan ganas de decirle: "¿pero tú de qué vas?, ¿te crees mejor que yo?, ¿lo tuyo qué es envidia o caridad?", pero normalmente no decimos nada, lo que hacemos es sufrirlo en silencio o en un círculo muy reducido, o hacer como si no nos afectara aunque realmente sí lo haga o, lo que me parece incluso peor, modificamos nuestros hábitos para que se acaben las lecciones. Cada uno tenemos nuestro mecanismo de defensa contra eso.

Gran parte de las veces, las "lecciones de moral" que suelen darte son exclusivamente fruto de la envidia. Las "profesoras de lo absurdo" son gente a la que le gustaría ser como tú y no da la talla, que envidia tu cara, tu trabajo, como escribes, tu actitud ante la vida o vete tú a saber, todo les vale en realidad.

Son enanos emocionales, gente que, cara a cara, jamás tendría las narices necesarias para darte la "lección" de turno, que tiene que valerse de terceros o verse protegida por un público o por el anonimato para dar la clase.

También son expertos. Lo son en manipular, en (discúlpenme la expresión) cogérsela con papel de fumar, en dar una imagen de beatitud de sí mismos que no se corresponde en absoluto con la realidad.

Y también son, a mi juicio, basura humana.


P.D. Esta reflexión la publiqué en Escribimospensamientos en mayo del pasado año y es uno de mis escritos más leídos, en concreto 4.929 veces, así que hoy me apetecía hacerle un pequeño homenaje y por eso lo publico aquí, para quienes no lo leyeran en su momento.

12 COMENTARIOS:

Rosana Martí dijo...

Dicen que haber debe de haber de todo...pues esto que no falte, lo mejor es descartar a estas personas, ignorarlas y dejarlas a un lado. Porque a mí personalmente no me dicen nada, soy muy difícil de convencer, de hacerme creer etc.

Besitos y gracias por estar a mi lado siempre. Ya no puedo estar sin una María en mi vida virtual.

Rosa Mª dijo...

¡Hola María, aquí me tienes!. Yo soy una de esas, que no la leyó y la leo hoy.
Sí, clases de moral es muy sencillo darlas, pero ¿con éxito?

A mi corto parecer y saber, si uno no pasa una determinada situación, si no la vive o ha vivido, si no conoce realmente en primera persona una situación (la que sea),
es poco probable que la clase de moral surta efecto. ¿Por qué?: precisamente porque nacerían de lo absurdo, de lo irreal, de la imaginación.
Cada persona somos un mundo, reaccionamos de forma diferente a las cosas, y dar lecciones de moral es algo que me parece absurdo y reprochable.

Muchas gracias María. Feliz domingo. Besos. Rosa.

Julio Díaz-Escamilla dijo...

El mundo está lleno de beatos y beatas que lucen a los demás su luminosa moral, pero en la oscuridad de su vida privada, en las sombras anónimas de sus reflexiones la demoníaca ponzoña les retuerce voluntad y pensamientos.
Un abrazo.

BESANA.(Isabel/María) dijo...

Hola Maria....son gente a la que le gustaría ser como tú y no da la talla, ahí esta la clave...la envidia que mala es¡ Genial !
Gracias por volver a publicarla.

Un abrazo.
Isabel

Luján Fraix dijo...

QUE TEMA!!!
HAY MILES DE PERSONAS QUE DEMUESTRAN LO QUE NO SON CON SUS LECCIONES BÍBLICAS DE MORAL Y CONSEJOS BIEN ENTENDIDOS, PERO SON HIPÓCRITAS.

YO NO SOY DE CONVENCERME, ES MÁS SOY SUPER DESCONFIADA.

BESITOS
MUY BONITO TU BLOG.
TU ESCRIBES GENIAL.

CARIÑOS

mariarosa dijo...

Quien puede saber, por qué actuan así...

Cuando se quedan a solas... ¿queé sentiran?

mariarosa

Manases dijo...

Es difícil encontrar en un mundo inmoral, encontrar algo de moralidad, por todas partes se oye que los lideres políticos los lideres religiosos o los propios magnates de la economía mundial son los mas corruptos, claro que si los que se supone que deben poner el ejemplo son luego los mas corrompidos, ¿como podemos esperas que simples personas, porque eso es lo que son , simples, que carecen de personalidad propia, que en su vida jamás han sido felices puedan llevar una vida medio decente , Eso si, son capaces de erigirse en jueces que lo saben todo…. Besos María como poder olvidar todos tus escritos.

chus dijo...

Maria la ignorancia es la madre el atrevimiento, y juzgar es baro, y me refiero a esas buenisimas personas que dices esas cosas tan irrisorias que por educacion sonries para no decir lo que piensas. un abrazo

Carmen=wpaa dijo...

Ya lo lei una vez y lo vuelvo hacer encantada ,porque has puesto en letras ,los pensamientos de muchos.
El peor enemigo del ser humano y el peor pecado del mundo es la envidia ,pero en el fondo a esas personas que viven siempre con la intenciòn de querer ser lo que otros son " felices" ,y que nunca podran conseguir por su condicion de rastreros y envidiosos,lo unico que se puede sentir por ellos es compasiòn ,porque jamas llegaran a vivr en paz consigo mismos ni alcanzar la felicidad.
Besos.
P.D Vesss...vayas donde vayas no te libraras de tus seguidores.
Te deseo lo mejor
Màs besos.

La Kiya dijo...

Ja,ja... de estos profesores de moral, conozco yo alguno. Y creeme que son un puro fastidio.
Ya directamente es que no les habló para que,me ponen la cabeza como un caldero, y apenas si mantiene su propia vida en pie.

Abrazos.

midala dijo...

cuanta razon tienes...que poco humildes y humanos somos..estamos guiados por el egoismo y la envidia insana.No hace falta volver mucho la cabeza...hasta en tu propia familia te encuentras gente que no merece ni tu cariño.Enhorabuena, como te decían tus entradas anteriores...bueniiisimo.Mil besitos Maria y enhorabuena por tus relatos!

* Inés * dijo...

La envidia es difícil de superar por quien la padece.
Son almas enfermas y se vanaglorian de cómo son, lo has explicado estupendamente.
Este pecado capital siempre va asociado a la mentira con difamación incluída, que se suele airear en público.
La receta contra esas personas es alejarlas de una y jamás contestar sus provocaciones, acaban cansándose y eligen una nueva víctima con la que retroalimentarse.
Soberbio escrito, entonces y ahora.
Un abrazo enorme.