Páginas

07 agosto 2011

Eran para mí


Está saliendo el sol, lo veo desde la ventana de la cocina donde estoy sentada, sola, observando un gran ramo de flores que no recuerdo haber comprado ¿serán para mí? o, quizás, iremos a visitar a su tía a la residencia y ha olvidado decírmelo.. Oscar duerme todavía y, en contra de su costumbre, está en el centro de la cama.

Tengo frío, un frío inmenso en todo el cuerpo excepto en el corazón porque ahí nunca lo siento, tengo a Oscar siempre dentro. Es todo muy extraño, hoy es 1 de noviembre y yo voy vestida con un vestido de tirantes y unas sandalias, he abierto mi armario para cambiarme de ropa y no hay nada, absolutamente vacío, en realidad no hay nada mío en la casa, excepto fotos.

No recuerdo nada pero supongo que ayer hacía calor y que esta noche ya iremos a dormir a la nueva casa que hemos terminado de arreglar y Oscar me ha dado la sorpresa de trasladar allí mis cosas.

Ya viene Oscar, entra en la cocina y se prepara un café con leche pero..., ¡qué extraño!, parece como si no me oyera, no me mira ni me contesta, ni siquiera me ha cogido de la cintura para darme el beso de buenos días, además él va vestido de invierno ¿por qué su ropa sí está aquí y la mía no?.

Sigue sin oírme, cuando se toma el café con leche coge el ramo de flores y va hacia el coche que está aparcado en la puerta, entro yo también y, siguiendo mi mala costumbre, no me pongo el cinturón pero hoy no me riñe, sigue callado. Conduce con mucho cuidado y llegamos a un parque que no reconozco, no es el de todos los domingos por la mañana dónde paseamos viendo niños y, mientras acaricia mi barriquita, hablamos de que, dentro de 6 meses, vendremos con el nuestro, con nuestro hijo. Además este parque tiene una puerta, una gran verja que está abierta.

Toma de nuevo las flores y paseamos por el parque, es extraño, hay árboles y plantas pero también hay muchos ramos de flores, no recuerdo haber estado nunca aquí y Oscar sigue sin hablarme, ni siquiera me abraza o aprieta la mano que le cogido.

Llegamos a un lugar del parque y se para y, de pronto, empieza a hablar, me habla a mí pero no me mira, está mirando una placa de granito y hablándole, y alarga la mano y coloca ahí las flores. Miro yo también y veo que hay algo grabado en esa placa, empiezo por abajo, hay dos fechas y, ¡qué curioso!, la primera es la del día que yo nací, la otra es de hace dos meses; sigo subiendo la vista y veo mi nombre, miro a Oscar para preguntarle y le veo llorar desconsoladamente murmurando mi nombre y, de pronto, entiendo todo, las flores sí eran para mí pero...


18 COMENTARIOS:

RAFAEL H. LIZARAZO dijo...

Hola, María:

Qué bonito, solamente atino a suspirar... Para que hablar.

Un abrazo.

midala dijo...

Jo...lines!!!!!Muerta me dejaste a mí!!!!Preciosoo y genial aunque me dejaste el cuerpo temblequeando, pero eso es lo bueno de ser una buena escritora no???que uno llega a meterse dentro del papel...y yo ahora mismo lo hice!!!!Milll besos campeona,espero que durante muuuuchos años no sean para tí esas flores>!!!

mariarosa dijo...

¡¡Ay María, que tremenda historia!!

Que bien lo has relatado, pero es para llorar a pesar que sólo es un cuento.

Saludos.

mariarosa

Julio Dìaz-Escamilla dijo...

¡Impresionante! Opino igual que Midala, que por mucho, mucho tiempo esas flores no sean para ti.
Abrazos.

MA dijo...

Buenas noches Maria amigas de letras , te felicito por tu relato de este texto que es todo amor de principio a fin.


Besos de MA para ti y mil gracias mil por tu huella .

Lara dijo...

Sin palabras amiga......

Un gran abrazo.


"Amor constante más allá de la muerte"


Cerrar podrá mis ojos la postrera
Sombra que me llevare el blanco día,
Y podrá desatar esta alma mía
Hora a su afán ansioso lisonjera;

Mas no, de esotra parte, en la ribera,
Dejará la memoria, en donde ardía:
Nadar sabe mi llama el agua fría,
Y perder el respeto a ley severa.

Alma a quien todo un dios prisión ha sido,
Venas que humor a tanto fuego han dado,
Medulas que han gloriosamente ardido:

Su cuerpo dejará no su cuidado;
Serán ceniza, mas tendrá sentido;
Polvo serán, mas polvo enamorado.


FRANCISCO DE QUEVEDO (1580-1645)

* Inés * dijo...

Me dejas sin palabras, en este escrito rizas el rizo.
Estoy medio temblando y el suspiro no es capaz de salir de mi pecho.
Si cuando una mujer muere, viviera ésto como tu propones, la belleza con la que describes ese estado...lo has bordado María.
Sé que hablas de una mujer que no existe, pero ¡qué real María!, cuántos sentimientos y cuánta vida en su muerte.
Un beso, amiga.

alp dijo...

El amor de verdad es eterno...muy fuerte y bonito..un beso desde Murcia.

Rosana Marti dijo...

Un relato triste pero lleno de un mucho amor más allá de la muerte.

Un enorme abrazo con esencias de mi cariño, pasa un linda semana.

Helio dijo...

Bonito y triste relato para pensar.
Saludos.

Manases dijo...

Mira que te he leído cosas maravillosa, pero esto es lo mejor de lo mejor y creo haber entendido el mensaje…. “El amor es más fuerte que la muerte”. Besos María

Manuel Maria Torres Rojas dijo...

"Me tendí sobre las olas absurdas del verano
absorbido por amor a la ceniza.
La soledad me pareció más viva que la sangre..."
Paul Éluard

Luján Fraix dijo...

HAY AMIGA ME HAS DEJADO EMOCIONADA... SÍ. YO HACE UN TIEMPO ESCRIBÍ ALGO PARECIDO PERO NO TAN SENTIDO Y PROFUNDO, TAN ROMANTICO.

TE FELICITO, UNA TRAMA GENIAL.

BESOS Y ABRAZOS.

Ángeles dijo...

Hola María, has escrito un relato lleno de un misterio que lleva a un final inesperado. Es de antología y de la buena...

Que esas flores tarden muuuuuuuchos años en llegar a ti.

Mi cariño con un abrazo.

Lola dijo...

Hola María, que bonito tu escrito, cuanto amor, pasión, y siempre espera aun después de la vida.
Me ha encantado de verdad, un poco triste, pero en el amor también hay tristeza. Un beso amiga.

Carmen=wpaa dijo...

Triste muy triste.
Me ha traido a la memoria ,una parte de un poema de Francisco de Quevedo que dice:
Su cuerpo dejarà,no su cuidado;
Seràn ceniza, màs tendra sentido
Polvos seràn ,màs polvo enamorado.

Que nunca falte un ramo de flores frescas ,en esa lapida de piedra fria ,pero que encierra un corazòn de fuego .
Besosss.

Carmen=wpaa dijo...

Perdon Lara , no habia leido tu poema, y creo que hemos pensado las dos en el mismo.
Pase directa a comentar a Maria ,y despues empece a leer el resto de los comentarios.
Creo que hemos tenido transmisiòn de pensamientos iguales.
Un saludo

chus dijo...

ME CHAFASTE, YO QUERIA VERTE PERO VIVA GRRRRRRRRRR. igual no ves mi respuesta peropude ver hoy. besos