Páginas

01 agosto 2011

Primera fechoría



Cuando me hicieron esa foto yo tenía exactamente 19 meses, lo sé porque la foto lleva la fecha puesta por detrás, y se supone que ese día cometí mi primera fechoría.

Viví hasta los 7 años en el pueblo donde nací, en una casa grande con un gran patio y ahí fue donde el gato me atacó para quitarme el jamón que me estaba comiendo y, supongo, de eso me viene mi alergia a los gatos, pero hoy la cosa va de flores.

Teníamos una vecina llamada Leonor que sólo tenía hijos varones y ya mayores. La susodicha Leonor parece ser que estaba encantada conmigo y venía muchas veces a casa para llevarme con ella de paseo o a su casa y jugar conmigo.

Yo no recuerdo su cara pero, curiosamente, a pesar de tantos años transcurridos (casi 50), recuerdo perfectamente que tenía un patio inmenso, lleno de plantas y flores. Claro que lo del patio fue como para recordarlo.

Un día yo estaba en casa de Leonor con otra vecinita, un poco mayor que yo, y nos dejó solas un rato en el patio y entró a la casa. Cuando volvió a entrar aquello ya no era patio ni era nada, estaba arrasado, habíamos cogido absolutamente todas las flores que había y gran parte de las hojas e hicimos una gran montaña en el suelo, le dejamos el patio como si hubiera pasado un tornado por allí.

A la vista de aquello a Leonor se le heló la sangre, no decía nada, sólo estaba boquiabierta y yo, con una gran sonrisa, le ofrecí un montón de flores que llevaba en mis brazos y le dije con mi lengua de trapo: "TOMA LEONOR, TE COGIO FORES, ¿TE BUSTAN?".

Al momento llegó mi madre, no sé si alertada por los gritos de Leonor, porque gritar gritaba, en cuanto se le pasó el pasmo gritaba como una loca. Y ahí se acaban mis recuerdos, no sé si estoy bloqueada por alguna especie de trauma infantil porque, conociendo a mi madre, lo más normal es que se quitara la zapatilla y me pusiera el culo como un tomate aunque, cuando le pregunto, ella lo niega.

Supongo que de ahí me viene mi gran afición a las plantas y a las flores, de ese patio que, según cuentan, tardó varios años en volver a ser lo que era.

A pesar de que me culparon a mí, todavía dudo de que yo fuera la autora intelectual del desastre, le echo la culpa a mi vecinita que para eso era mayor y porque ¿verdad que yo en la foto, que me tomaron ese mismo día antes de..., tengo cara de no haber roto un plato?.

18 COMENTARIOS:

Rosana Martí dijo...

Los peques que cosas hacemos de chiquitos, con nuestra inocencia y poco comprensión. Me imagino a la vecina y los niños que lo hacen con toda la buena fe del mundo. Pues afortunadamente todavía no hay maldad. Yo no recuerdo ninguna trastada de esas pero te contaré una que casi me lleva a la tumba. Con tres años me comí una tableta entera de chocolate negro, yo tampoco lo recuerdo, me lo comenta mi madre de vez en cuanto, me subió la fiebre al máximo y además me puse como un verdadero tomate. Pero aquí estoy y amo al chocolate, a mí no me quedó ningún trauma jajajajajaja.

Besitos mi linda María y miles de gracias por estar ahí, mi herida no cicatriza pero sigo hacia adelante. Pasa una hermosa semana.

* Inés * dijo...

Las madres olvidan muy rápido aquellos pasajes infantiles que nosotras recordamos por alguna razón.
Las azotainas docentes, para doblegar nuestro carácter eran parte de la educación y el pasar por alto la zapatilla, era interpretado como un signo de debilidad, cara al patio.
El cerebro tiene a borrar detalles y fijar intensamente otros, sin saber porqué.
Mecanismo de defensa, supongo.
Pienso que en su fuero interno debieron arrepentirse de haber sido así, al nivel que sea.
Respecto a tu actitud en aquellos tiempos, era claramente un regalo a tu amiga Leonor, no mediste las consecuencias, eras una niña.
Por cierto guapísima.
Un beso enorme, María.

mariarosa dijo...

Cara de santa tienes, ahora que de tener cara y serlo hay una gran diferencia. Jajaja....

Muy buena entrada, te ha quedado la culpa y por eso nos preguntas, para que te digamos que eres una santa.

En mi blog, a la izquierda está la foto de mi nieto que tiene exactamente diecinueve meses y te puedo asegurar que a esa edad los crios son capaces de darte vuelta un jardín, una cocina o lo que se te ocurra.

un beso.

mariarosa

Javier Domingo dijo...

Mirando la foto nadie lo diría.

Un saludillo,

Lola dijo...

Hola amiga, a mi me paso algo parecido mi madre presumía de rosas en su jardín y yo me puse de puntillas y coji una para olerla resultado… resbalón y rosa que se quedo entre los dedos, y madre enfadada dándome en las manitas por mala.
Y digo yo, creo que desde entonces las flores me gustan menos de lo que debería, yo creo que mi madre se pasó. Un besito amiga por traer a mí esos recuerdos casi olvidados.

Rosa Mª dijo...

María, nunca dejarás de desconcertarme. Eres estupenda!
Muchos besos. Rosa.

Luján Fraix dijo...

MARIA QUE BONITA!!!
UNA NENA SUPER-TRANQUILITA EH? MMMMMMMMMM ME PARECE QUE HABRÁS HECHO DE LAS TUYAS DE PEQUEÑA. MUY GRACIOSA TU ENTRADA JIJI, ME HACE ACORDAR A MIS FECHORÍAS DE LA INFANCIA. DE FLORES NI HABLAR PORQUE YO LAS QUITABA DE LOS JARDINES... SÍ, ESO SÍ AMABA LOS GATOS Y LOS SIGO ADORANDO...

BESITOS
CARIÑOS MILES.

PD SOY HIJA UNICA COMO TÚ CREO...

BESANA.(Isabel/María) dijo...

Pobre Leonor, ella todo contenta y satisfecha con su esplendido jardin,y su pequeña y preciosa vecina se lo poda en cuestión de minutos.....simpática historia Maria.

Un abrazo.
Isabel

Cosillas y Cosejas dijo...

Hola Maria! pues "vaya travesura" debió pensar tu vecina aunque quien no ha hecho algo así cuando es muy pequeño? por que las plantas, con esa formita saliente del tiesto son una tentación para cualquier crío.
Yo la verdad, si eso le pasara a mis vecinas de arriba y abajo hasta le daría un premio a la niña por que lo que tienen no son patios ni balcones, son selvas mal cuidadas gracias a las cuales los demás vecinos tenemos que soportar insectos, caída de agua... que pesadilla!
Hasta la próxima.

chus dijo...

Maria lo consegui, ya puedo opinar, y digo yo no sera mejor pensar que tienes trama?, problema es otro, y por bien de tus seguidores, no cambies nunca, eres muy especial. Mi diagnostico despues de la publididad jajajj. besos precio

Lara dijo...

Seguro que has sido una niña muy precoz...y empezastes por la jardinería...

Encantada con este relato de tu infancia, que a su vez es cómo recordar la mía, el patio...las flores...la vecina con hijos mayores...jajaja y hasta tengo una foto con una muñeca sentada en un arriate lleno de flores de manzanilla...

Un abrazo ..... Y...."TOMA MARIA, TE COGIO FOERES ¿TE BUSTAN ?" ✿ڿڰۣ✿ڿڰۣ✿ ✿ڿڰۣ✿ڿڰۣ✿ ✿ڿڰۣ✿ڿڰۣ✿ B E S O S✿ڿڰۣ✿ڿڰۣ✿

Manases dijo...

¿Mala tuuuuuu? Naaaaaaaaaaaaaa… una santa, con esa carita, cualquiera diría que fuiste tu la autora del floricidio. Recuerdo este escrito tuyo y sigo riéndome igual que la primera vez, eso si lo que no se me olvidara nunca es imaginarse esa carita con sus manos abiertas ofreciendo las flores a la vecinita… besos María

Ana dijo...

Bonito y tierno relato de tu niñez que despues de los años se te ha quedado en tu memoria y hay cierta nostalgía al recordarlo.¡Menuda travesura hiciste...!
Un abrazo

alp dijo...

Genial, son anecdotas de la infancia. Yo le pinté a mi padre un cuadro que estaba terminando...un beso desde Murcia.

TORO SALVAJE dijo...

Tú no fuiste.
Seguro.
Con esa cara de angelita es imposible.
Fue la Leonor para cobrar del seguro.
Lástima que haya prescrito porque la iba a denunciar.
Mira que echarte las culpas...

Besos.

Carmen=wpaa dijo...

"Lo que la inocencia puede llegar hacer".
Que no¡¡que no¡¡ que no puede ser con esa carita de "Yo no he sido" pudiera hacer tal desparrame de flores.
Pero ese ..toma fores ¡TE BUSTAN¡.lo perdona todo.
Hayyy pà comerte en esa foto.
Besosss.

Darwin Bruno dijo...

! Que interesante historia!.Un gusto visitarte.Te envío un cordial saludo.

Gala(tea) dijo...

Tienes carita de buena...pero fiate de los buenos...
Me has hecho reir muchisimo, me he acordado de mi sobrino Arnau, que tiene dos años... con esa carita que tiene como para comérselo a bocaos... como quien no rompe un plato.. y tienes que ir detrás suyo todo el tiempo, que no la piensa ya lo está haciendo... todo el dia haciendo travesuras...
Y malo, lo que se dice malo no es...pero ya te digo...los niños no lo piensan y lo están haciendo... a él tambien le encantan las flores... y le arranca a mi padre todas las que alcanza su mano.. porque será que a los niños les fascina romper las cosas? jajajajaja

Maria, tuviste que ser un pequeño bichin de pequeña...

besazos cielo.