Páginas

04 marzo 2011

Desgarrada


Me has dejado desgarrada
herida hasta en lo más hondo
mi dolor no tiene fondo
por tu cruel canallada

el caso es que no escarmiento
y, a pesar de todo, te amo
te mereces mi desprecio
pero te sigo adorando

aunque a veces te odio a muerte
tengo de ti dependencia
aunque parezca demencia
no creas que voy a dejarte

volveré a ti día tras día
me introduciré en tu seno
y te usaré de continuo
pero, en premio a tu osadía,

te diré cuatro cositas
aunque me arriesgue con ello
a que me hagas picadillo
así que ahora tú me escuchas:

eres malvada y artera
tienes muy mala calaña
hoy me has quebrado otra uña
puñetera secadora

12 COMENTARIOS:

TORO SALVAJE dijo...

Maldita secadora.
No tengas piedad con ella.

Besos.

María dijo...

Piedad ninguna, Toro, yo por mis uñas mato y a esta le hago yo trabajar como una esclava.

Besos

iglesiasoviedo dijo...

Al principio me tenias preocupado menos mal que era la secadora, que susto, pero con la secadora no tengas piedad dale con el martillo si hace falta.
Un abrazo.

María dijo...

Iglesias: Si es que se me juntan dos cosas, que no sé hacer nada con las uñas cortas y que soy muy payasa, jaja.

Una vez le hice un réquiem a otra uña que se me rompió, imagina.

Besos

El refugio de mis sueños dijo...

Uffff...Menos mal que fue la secadora si llega a ser tú vecina le tiras de los pelos..jaja...Bueno amiga María es broma...Pasaba para desearte una feliz noche de carnaval...Cuidate...Besitos

Juan dijo...

María, ya estaba aterrado y apenado por todo lo que te hacían sufrir, pero al ver que la maltratadora es la secadora, me quedo en paz y te sugiero que tengas más cuidado para no quedarte sin uñas y para que no nos des tamaños sustos :)
Un abrazo.
Juan Antonio

María dijo...

José: muchas gracias, que sea muy feliz para tí también.

Besos

María dijo...

Juan:

Perdona el susto, es que de vez en cuando me sale la vena traviesa, jajaja.

Eso y que con las uñas cortas me quedo inútil y no bromeo.

Besos

Mos dijo...

"Por mis uñas...mato". Lo has dicho con mucha rotundidad, María. Así que no me extraña que te desahogues escribiendo esta coplilla a la descarada secadora. Se merece un escarmiento. Por ejemplo, que haga horas extras sin parar; aunque sea secar por secar. Dile que, como siga así, vas a cambiar de marca. Y lo que se te ocurra sobre la marcha.

Eso no se hace, puñetera!
(La secadora).
Un abrazo de Mos desde su orilla.

María dijo...

Sí, Mos, jajaja, "Por mis uñas...mato", es que soy muy presumida.

Y el escarmiento se lo doy siempre, en mi casa no se tiende ni un pañuelo (que se jorobe, jajaja).

Besos, paisano.

Manuel Maria Torres Rojas dijo...

María, querida, de nada sirven tus uñas si no se clavan en alguien...¡te sale la vena traviesa!
¡Gracias mil, querida María!..."en el campo de mis abuelos...sentada en una piedra de sillar..." Ahora eres tú quien quien me lleva de la mano a otras remembranzas de cuando niño. Besos proustianos.

María dijo...

Manuel María:

Se las "clavo" a mi marido y no se queja, jajaja, es más, le encanta.

Besos