Páginas

22 marzo 2011

La operación biquini


El diccionario define el biquini o bikini como traje de baño de dos piezas, así, tan inocente, pero no, el biquini, aparte de mover otras cosas que voy a obviar, mueve montañas de dinero con el tema de lo que se ha dado en llamar "operación biquini".

La operación biquini es eso que casi todas las mujeres empezamos después de Semana Santa, bien llamada semana de pasión porque es cuando, la gran mayoría, hemos comido apasionadamente torrijas, leche frita, cerveza y vino con sus tapitas y un largo etc., la semana en la que se ha terminado el régimen de después de Reyes, el de perder los michelines de los turrones y el mazapán.

Hoy me apetece frivolizar con el tema de los kilos de más y, aprovechando la cosa de la crisis, voy a dar unos cuantos consejos para la operación biquini en plan de andar por casa, baratitos, básicamente para chinchar a las farmacéuticas y los gimnasios que hacen el agosto en estas fechas, esto va a ser como el coaching nutricional pero en barato:

1) Régimen de la jaula:

Este consiste en comprarse una jaula de canario, meter dentro la comida que más te guste y a hincharte a placer, sin restricciones, a pajera abierta. El único detallito en contra es que sólo puedes comerte lo que puedas sacar a través de los barrotes, no vale abrir la puerta y meter la mano. Entretener entretiene, porque estás tú ahí hasta con los palillos chinos intentando pillar algo y, al final, el chocolate se derrite, la nata se pone agria y tú te vas voluntariamente a comerte una lechuga sin aliñar y un huevo duro pero te vas contenta, con la satisfacción de decir "no he comido porque no he querido, ¿será por chocolate?, una pastilla entera a mi disposición".

2) Barritas de chocolate:

En lugar de ir a la farmacia o al super y comprar el último grito en barritas bioenergéticas o como quiera que esté de moda llamarlas y que suelen ser caras, se las hace una en plan casero mezclando alpiste (si subsisten los canarios y encima cantan ¿por qué no yo?), sucedáneo de chocolate y leche desnatada.

Para darle más emoción a la cosa, en lugar de hacer barritas se utilizan los moldes de silicona de los cubitos y se hacen con forma de bombones y se envuelven en papel dorado, hala, para hacerte la ilusión de que estás comiéndote unos Godiva.

Esto funciona sólo si tienes las narices de comértelo, claro.

3) Dieta del helado:

Esta la he sufrido yo en mis carnes. Un día fui a la librería a comprar los periódicos y me saltó a los ojos una revista, cuyo nombre no recuerdo, con un titular precioso "ADELGACE 5 KG. COMIENDO HELADO" y me dije relamiéndome: "esta es la mía, me pienso poner las botas". Cuando llegué por la noche a casa, elucubrando sobre la cantidad de helado de Tiramisú que me iba a comer y, delante de la nevera, abrí la revista se me cayó el alma al suelo. Qué decepción Dios mío, peor que cuando no te toca la lotería de Navidad, el régimen consistía en sustituir dos de las principales comidas por un helado de naranja o de limón de los de hielo. Eso sí, hay que reconocer que en el fondo, muy en el fondo, el susodicho régimen tenía algo de clase porque los polos no eran de bolsa, eran de los que van envueltos en papel.

Funcionar no sé si funcionaba, yo dejé la revista y le metí mano al Tiramisú, con ahínco, con premeditación, con alevosía y nocturnidad, con todos los agravantes. Revistas seguro que vendieron, picarían muchas como yo.

4) Gimnasia, por activa y por pasiva:

Esta es la mejor de todas. Nada de gimnasia pasiva de esa de ir al centro de belleza a que te den masajes con aceites raros y te saquen una pasta gansa, no. Esa consiste en que tú en casa, después de la ducha te vas a la cama con el marido o la pareja (si no se tiene se busca que para eso es primavera) y te llevas el body milk a la cama y dices: "cariiiiiiiiiiiiiiii, oyeeeeeeeeeee, ¿me pones el body milk por la espalda que no llego?" y él te lo pone y, mientras te lo pone, se pone y tú también te pones y todo el mundo puesto y a hacer ejercicio.

Buenísimo, creo que se pierden 150 calorías cada 20 minutos, por lo que conviene no hacer muchas horas extras en el trabajo, unificar compras, racionalizar el tiempo y... al ataque que hay que adelgazar, todo sea "sufrir" por la operación biquini.

Igual sigo otro día con mis consejos.

20 COMENTARIOS:

Mos dijo...

Espera paisana, que hago cuentas: 150 calorías por sesión amorosa (verás que soy educado). Es decir, que con lo que me gustan a mí los helados ( de los buenos, nada de hielo), cada 3 "restregones" puedo comerme una buena porción de vainilla con nueces de Macadamia. Bueno, pues pondré más interés. Todo sea por la dieta.
Es que lo de la jaula, va a ser que no.
Con lo rico que está todo, ¿verdad?. ¡Qué lástima!

Un abrazo de Mos desde su orilla.
P.D
Esta es la paisana que a mí me gusta: irónica, graciosa e ingeniosa.
Hasta pronto.

mariarosa dijo...

¡¡Muy bueno!!

Ya comienzo la gimnasia de pareja.
Me gustó tu post, excelente humor.

saludos.

mariarosa

TORO SALVAJE dijo...

Que calvario....
Total para qué?

Besos.

María dijo...

Mos:

Tú a dejar el pabellón de Murcia bien alto ¿eh? y, ya sabes, de premio el helado.

Besos, Paisano.

María dijo...

Maria Rosa:

Gracias, ya me contarás el resultado.

Besos

María dijo...

Toro:

El último no es mucho calvario (al menos para mí, jaja).

Eon dijo...

Holaa! Me ha gustado tu entrada y he decidido ponerla en mi tumblr.
Espero que no te importe.
Un besito guapa! Acabo de encontrarme con tu blog y me encanta!

María dijo...

Eon:

¿Cómo me iba a importar?, al contrario, te doy las gracias.

Besos

Noe dijo...

Gracias Maria!
Por cierto soy Eon xD esque el otro día se me olvidó meterme con esta cuenta.
Un besiiiN!

iglesiasoviedo dijo...

Me ha gustado tu entrada, tomo ideas para quitarme un poco de panza, poca pero molesta.
Un abrazo.

Mariette dijo...

Que conste que he estado buscando un rato tu correo para contestarte en privado, porque realmente odio los espectáculos estos verbales en comentarios.

Perdona si te ha enfadado mi comentario, evidentemente que el tuyo era una broma. El mío no. ¿Sabes por qué? Porque a mí me duele en el alma cuando alguien comenta al tuntún mis textos. Considero que hay que leer el escrito y reflexionarlo. Pero probablemente yo sea bastante más seria y esté encorsetada en unas maneras que muchas veces, como te ha ocurrido a ti, no se comprenden e incluso parecen ofensivas.


Y para terminar, he leído tu escrito sobre el tema de las dietas. Realmente nunca he probado una que conste en que toda la ingesta dance alrededor de un alimento. El año pasado tiré por lo fácil: ensaladas en la cena, comidas pequeñas y ejercicio, ejercicio y más ejercicio... (Luego pillé una neumonía en verano y volví a recuperar todo porque tenía que comer sí o sí para tomar antibióticos).


Saludos.

(¿Me dejé algo? tormentas.de.nostalgia@gmail.com)

Carolina dijo...

Hola María, vengo del blog de Toro Salvaje. Me solidarizo contigo.

mmmmmmm De dietas yo nada. Que va. Son mi perdición. Por eso llevo kilitos de más. Y así y todo luzco mi bikini. :/ jejejjejeje

Arriba las que comentamos de primera en ese blog. Yo me parto de la risa cuando alguien se pica.

Besitos

Te sigo

TORO SALVAJE dijo...

Hola María.
Acabo de ver que has borrado tus comentarios.
No entiendo porque lo has hecho.
Si alguno de ellos me hubiera molestado te lo hubiera dicho.
Pero no es así.

Besos.

María dijo...

Mariette:

He borrado los comentarios por respeto a Toro, porque, después de contestarte, he considerado que no era el foro apropiado.

Yo, como tú, odio los "espectáculos" verbales pero también odio otra cosa y es que alguien se permita el lujo de juzgarme por una simple broma, broma que, además, se repite cada día en el magnífico blog de Toro,por el que siento admiración y respeto, y que es como una especie de tradición.

Como supongo que habrás podido ver, dos minutos después había hecho el comentario serio. Siento un profundo respeto por cualquiera que escribe y se expone a las críticas de los demás, anónimos incluidos, y jamás comentaría sin leer un artículo o una poesía.

¿Eres más seria que yo?, pues probablemente, pero te diré algo: soy muy seria cuando procede pero, también, estoy tremendamente contenta con mi "falta de seriedad a ratos", es mi alegría y mis ganas de bromear y de vivir lo que me hace mantenerme y enfrentarme a ciertas dificultades físicas que tengo desde hace meses y que no viene al caso comentar aquí.

Gracias por leer mi escrito, te devolveré la visita.

Besos

María dijo...

Carolina:

Muchas gracias, guapa.

Te devolveré la visita y yo de dietas como tú, jajaja.

Besos

María dijo...

Toro:

Los he borrado por respeto a ti, soy muy impulsiva y había contestado a Mariette pero, después, he considerado que no era el foro apropiado para hacerlo.

Eso sí, la cena de hoy la he ganado yo, que conste en acta.

Besos

TORO SALVAJE dijo...

Bueno, espero que no estés disgustada.

Besos.

María dijo...

Toro:

Hace falta mucho para disgustarme a mí. Yo me río de casi todo y de mí misma todos los dias.

Y el disgusto es como las ofensas: "no lo consigue quien quiere sino quien puede" aunque, honradamente, te diré que considero que Mariette no pretendía ofenderme.

Gracias.

Besos

Aniquiladora dijo...

¿Y por qué le llamarán operación biquini? La operación, la dieta o la liposucción nos la tendríamos que hacer nosotras, digo yo. Anda que no lucen bien los biquinis en esos maniquis de plástico...

Besos.

María dijo...

Aniquiladora:

Eso digo yo, se debería de llamar "operación ponerse el biquini" y sí, jajaja, lucen estupendos en los maniquis.

Besos y gracias por tu visita.