Páginas

27 marzo 2011

Inaugurando, que es gerundio

Siempre, cuando se aproximan unas elecciones, vemos imágenes de nuestros políticos inaugurando algo. No importa lo que sea, carreteras, centros de salud u hospitales, algún museo raro y un largo, etc. Lo que se vaya a inaugurar da igual, el caso es hacerlo en fechas próximas a las elecciones para que se conserven en la memoria del votante y, el día que vaya a depositar su voto, se acuerde y piense: "Voy a votarle a fulanito porque, gracias a su buen hacer, tengo un hospital nuevo".


Estos últimos días me estoy fijando especialmente y ha habido dos inauguraciones que me han llamado especialmente la atención, una ha sido un aeropuerto inaugurado por Camps y la otra una cárcel inaugurada por Rubalcaba, esta última inauguración con el espectáculo añadido de unas señoras de edad avanzada cantándole a Rubalcaba eso de "Sin ti no soy nada", de Amaral, aleccionadas, quizás, por su propio aburrimiento.


Ambas inauguraciones tienen un denominador común y es que las obras en cuestión están inconclusas, ello no obstante se han inaugurado antes de las elecciones para fijar en nuestra memoria lo maravillosos que son el PP de la Comunidad valenciana, por un lado, y nuestro Gobierno del PSOE por otro.


No sé si por el hecho de que me voy haciendo mayor y mi escepticismo crece con los años pero el hecho de que se nos trate de manipular, de esta y tantas otras formas, me indigna y me aburre hasta la náusea y, aunque sé que es una utopía, me gustaría que existiera la posibilidad de que los políticos fuera simplemente gestores contratados, sin ideología alguna, y que nos demostraran su valía profesional a diario y se ganaran su sueldo gobernando el país como si de una macroempresa se tratara y, en función de resultados, se renovara o no su contrato.

12 COMENTARIOS:

Carolina dijo...

Es lo que hay. Y lo que nos toca aguantar.

Comparto tu opinión.

Besitos

Mos dijo...

Querida paisana María: Me temo que tienes toda la razón en la opinión que expresas en este artículo.
He visto el telediario de Telecinco de las 3 de la tarde. En él han informado de las inauguraciones a diestro y siniestro por toda la geografía nacional. A cargo de todos los partidos que pelean por un sillón en los ayuntamientos y las comunidades autónomas. He visto al ministro Blanco en una de ellas, haciendo bromas con la prensa y los medios con su estilo tan peculiar. También a Camps y Fabra inaugurando el aeropuerto de Castellón al que le quedan más de dos meses de obras y más de seis para que vean un avión por sus pistas. Al actual alcalde de Madrid, Gallardón, abriendo las puertas de la sede del ayuntamiento totalmente remozada con varios millones de euros (lo han dicho pero no me acuerdo de cuantos). A una señora le han preguntado por ello y ha dicho que le parecía excesivo el gasto con la crisis que hay y las necesidades de los madrileños más desfavorecidos. El alcalde de Granada, una piscina. El de Barcelona también algo. El de La Coruña, idem. Y así de Norte a sur.
Tiempo de elecciones, paisana.
Ante ello, nos queda la inteligencia y el saber discernir entre el marketing y lo auténtico.
Suscribo el último párrafo de tu artículo, María. Ese que dice “…me gustaría que existiera la posibilidad de que los políticos…….y en función de resultados, se renovara o no su contrato”. Ojalá que fuera así porque estarás de acuerdo conmigo en que políticos verdaderamente válidos, responsables y eficaces hay en todos los partidos. Y nefastos también.
Difícil tesitura para cada uno de nosotros. Casi todos tenemos ya nuestra opción política en nuestras ideas, en nuestra forma de ver el mundo, en nuestro pensamiento y en nuestra ideología. Reconozcamos que hay un poco de aversión al contrario; que somos un poco como los forofos del fútbol en los derbys. Y, a veces, muchas veces, eso no nos deja ver exactamente la realidad.
Así es, paisana: tiempo de elecciones. Qué tendrá el sillón del poder.
Aún con esas, qué bueno que podamos decidir con nuestro voto a quién queremos que nos gobierne o sea nuestro alcalde. Ahora, en democracia, podemos opinar y denunciar sus errores.
Un abrazo grandote desde mi orilla.
Mos.

Manuel Maria Torres Rojas dijo...

Querida María, prefiero recoger esparto en un monte, allá por CIEZA, antes que ocuparme de los asuntos de la política. Prefiero visitar al dentista antes que ver un telenoticias. Una observación: he vivido en varios países europeos y americanos y...sus políticos son igualicos o peores que los de acá. ¡Acuérdate de Bush jr.! ¡Piensa en Berlusconi! Besos y mi gratitud por todo lo que eres...

María dijo...

Carolina:

A mí me tienen harta y aún no han empezado.

Besos

María dijo...

Mos:

De verdad es que es angustioso, sean del partido que sean la utilización que hacen de las inauguraciones y cualquier otra cosa, nos lo presentan todo como un logro en lugar de como un derecho.

Besos, paisano

María dijo...

Manuel María:

Ya le has mirado el perfil a mi paisano y sabes de dónde soy por eso, jajaja. Aunque me fui con 7 años pero vivo cerca y voy con frecuencia.

Por cierto que yo en el Berlusconi no pienso porque me da miedo (con lo pichabrava que es igual me viola con el pensamiento, jajaja), es broma.

Besos

mariarosa dijo...

Por lo visto, cuando se acercan las elecciones en todas partes pasa lo mismo.

Muy buen texto, saludos amiga.

mariarosa

María dijo...

Sí Mariarosa, esto es más de lo mismo en todos sitios.

Besos, amiga.

Manases dijo...

Prometo que me hago anarquista Y pongo un letrero muy grande en la puerta de mi casa donde se diga:” NI DIOS NI REY NI TRIBUNO, SOLO TU PUEDES SALVARTE” escribes de lujo María y lo sabes,…… besos

María dijo...

Manasés:

Yo también me hago lo que sea, jajaja.

Gracias, no es verdad lo de escribir de lujo pero me ha gustado mucho.

Besos

Alejandro Kreiner dijo...

Cuando realizan este tipo de actos supongo que será porque les da resultado electoral. En el fondo nos tratan como niños pequeños....

Saludos.

* Inés * dijo...

SI A TODO, MARIAAAAAAAAAA.
¡Cuánto escribe esta chica, señoooo!.
Besitos, eres magníficaaaaaaaa.
¿Nos hacemos ministras las dos?.
¿ Te imaginas los palos a la Leeire?